30 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El “hijo de la Paqui” pone los pelos de punta a los que conocieron a Robinson

Tamara Gorro, muy concienciada con las normas para evitar contagios.

Tamara Gorro, muy concienciada con las normas para evitar contagios.

Mientras el periodismo deportivo llora la pérdida del inolvidable Michael las hay como Tamara Gorro o Sara Sálamo que han montado en cólera y dejado tiritando a todos con algo que indigna.

 

 

Tremendo jaleo el que se ha montado entre el famoseo con algunos padres irresponsables que aprovecharon la posibilidad de sacar a sus hijos de casa para pasarse las normas por allí mismo. No solo actores, presentadores y cantantes mostraron su indignación, también las principales figuras del deporte y del cuore deportivo han mostrado su cabreo.

Una de las más rotundas ha sido la youtuber, influencer y esposa de futbolista contagiado Tamara Gorro. La mujer de Ezequiel Garay, que hasta hace bien poco estuvo aislado tras dar positivo en Covid-19, ha montado en cólera contra aquellos padres que se han saltado las normas.

La pareja ha mostrado su tremenda indignación con un vídeo en las redes sociales criticando la irresponsabilidad de los progenitores en el primer día de desconfinamiento de los niños: “¡¡¡VERGÜENZA Y PENA!!! Al resto de pap@s coherentes y responsables que gracias a Dios sois muchos, GRACIAS por colaborar en que todo termine”, fue el mensaje de Tamara Gorro, con el que se mostró de acuerdo palabra por la palabra el central del Valencia.

“Lo primero que he hecho ha sido felicitar a los niños porque considero que son el verdadero ejemplo y he pedido responsabilidad a los papás y a las mamás, pero que consideraba que la tenían. Pues me he equivocado”, dice en el vídeo Tamara Gorro, “les ha importando un carajo que se esté muriendo gente, si no colaboramos nuestro país no va a salir”.



No fue la única. La pareja de Isco Alarcón, Sara Sálamo, se mostró tanto o más indignada que ella. Haciéndose eco de algunas imágenes de calles, parques y playas llenas, la actriz (que también es madre) se expresó durísima tanto en Twitter como en Instagram: "Primeras imágenes... Estaba clarísimo. Somos un país irresponsable y egoísta. Qué vergüenza".

Pero la actriz, muy activa en redes, fue aún más allá en sus reflexiones: “Para todos aquellos que os estáis pasando por el forro las normas y las condiciones que se han puesto para que el desahogo del confinamiento sea efectivo y sano, os recuerdo que las multas por hacer el cafre (incluso escudándoos en los niños) es de 600 a 1.500 euros. ¿Es tan difícil acatar las normas para salvar vidas? ¿Respetar la distancia de seguridad? ¿Ser responsables? No entiendo nada...".



Por eso hasta se puso en plan ministra de Educación para proponer para el próximo año lectivo “como asignatura troncal: EMPATÍA. Creo que lo peor de todo esto, es que muy poca gente hará autocrítica y pensará que ha cometido actos irresponsables... Que total, no pasa nada por encontrarme con mi vecino y hablar cinco minutos con él, o que mi hijo juegue cinco minutos al fútbol con el niño que nos hemos encontrado".

Claro que también las hay que en lugar de ser las “acusadoras” se han convertido en las víctimas. Como es el caso de Hiba Abouk y su novio, el futbolista del Dortmund Achraf Hakimi. Todo porque la actriz compartió una foto de su paseo en familia aprovechando el solo y el campo, y que rápidamente se le volvió en contra porque muchos usuarios criticaron que salieran en pareja, sin mascarillas...


La propia Abouk tuvo que apresurarse a aclarar que no se encuentra en España sino en Alemania y que allí las medidas de seguridad son menos restrictivas. Todo tiene solución.

Todo menos la muerte que este lunes golpeó con fuerza a todos los seguidores del deporte rey sin excepciones. Porque Michael Robinson caía bien a todo el mundo. El hombre que rara vez se enfadaba (y dedicándose toda la vida al mundo del fútbol dentro y fuera del campo, tiene mérito la cosa) perdió su batalla contra el cáncer, esa que nadie gana como le dijo Rosa María Sardá a Jordi Évole pocos días antes, pero detrás de sí deja una estela que será imposible olvidar.

El hombre de la sonrisa eterna y el acento inclasificable, del que él mismo se reía siendo ya como era más español que la paella, ha dejado un hueco difícil de llenar en el periodismo deportivo y de ahí el aluvión de reacciones de los miles de deportistas que tuvieron la suerte de trabajar con él. Entre ellas, mención aparte merece la de Sergio Ramos, que compartió un vídeo acompañado de un mensaje tan cercano como emotivo que ha encogido el corazón a todos. El hijo de la Paqui y el gigante Robinson, mano a mano.

Comenta esta noticia