21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El plantón mediático de Tania Sánchez in extremis despierta especulaciones

Ramón Espinar no ha sido el único en dar la espantada mediática tras el duro varapalo que sufrió Podemos en las urnas el domingo. El sonoro plantón de la ex de IU ha levantado ampollas.

Los miembros más televisivos de Unidos Podemos están en shock desde el inesperado batacazo del domingo y andan desaparecidos y alejados de las cámaras. Su hundimiento electoral contra todo pronóstico y concretamente contra el pronóstico de los sondeos a pie de urna les ha dejado noqueados y su otrora omnipresencia en tertulias, entrevistas y actos públicos ha quedado reducida al mínimo.

Si el mismo domingo el senador morado Ramón Espinar provocó un amplio revuelo en las redes con su huida con cajas destempladas del plató de Susanna Griso en Antena 3, la última en sumarse a la moda de la "desbandada mediática" ha sido Tania Sánchez, que se ha borrado in extremis de un acto que tenía cerrado desde antes de la cita con las urnas.

El acto, que se celebra este miércoles en Ambito Cultural de El Corte Inglés, se anunciaba como el primer debate poselectoral tras el 26-J, y estaba destinado a congregar a cuatro de los políticos jóvenes considerados con  gran futuro en sus respectivas formaciones: habían aceptado previamente participar el vicesecretario general del PP Pablo Casado; la secretaria de Ciencia, Participación y Política en Red del PSOE, María González Veracruz; el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, y la diputada nacional de Podemos y ex candidata de IU a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez. Los cuatro iban a participar, en este debate a cuatro, en la presentación del libro de los periodistas Fernando Jáuregui y Federico Quevedo ¡Es el cambio, estúpido!, editado por Stella Maris.

Pero ahora el debate tendrá que ser a tres: una vez conocidos los resultados de las elecciones del domingo, la responsable de prensa de Tania Sánchez telefoneó a los organizadores del acto para comunicarles que la diputada madrileña de Podemos no acudiría.

Como toda explicación, se alega cansancio y que Tania se quería ir unos días de descanso. Se suma así a la estrategia de la espantada del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que anda "missing" desde el domingo por la noche. De hecho, dejó en manos de sus "segundos" las explicaciones del varapalo: "No sabemos lo que ha pasado".

Parece que ha comenzado la reflexión interna en la formación morada, según todos los indicios, tras constatar el fracaso de la unión con Izquierda Unida y la pérdida de un millón trescientos mil votos. Pero, de momento, de explicaciones de cara a la galería, nada.

Comenta esta noticia
Update CMP