Olivas y Camps marcarán la agenda del curso judicial valenciano en el PP

Francisco Camps y José Luis Olivas

Francisco Camps y José Luis Olivas

Olivas, en el plano económico, y la posible reapertura de la pieza relativa a las contrataciones con las empresas de la trama Gürtel con Camps, en lo político, marcarán al PP valenciano.

La agenda judicial de este nuevo curso vendrá marcada para el PP de la Comunitat Valenciana por dos casos ya de sobra sonados: el caso Bankia, en el plano económico, con José Luis Olivas como protagonista y la posible reapertura de la pieza relativa a las contrataciones del anterior Gobierno valenciano con las empresas de la trama Gürtel, en el plano político, con el ex presidente Francisco Camps como cabeza visible.

El juicio del caso Bankia, cuyo arranque está fijado para el próximo 26 de noviembre, sentará en el banquillo al expresidente de la entidad Rodrigo Rato y a otros 33 imputados por delitos de falsedad en las cuentas anuales y fraude de inversores por la salida a Bolsa de la entidad en julio de 2011.

Anticorrupción pide para el ex vicepresidente del Gobierno cinco años de cárcel y le acusa de permitir un debut bursátil a sabiendas de la situación “crítica” de Bankia. Pero también considera responsables penales al entonces vicepresidente José Luis Olivas -para el que pide cuatro años de prisión-  y a los exconsejeros José Manuel Norniella -para el que pide tres años de prisión- y Francisco Verdú Pons -para el que pide dos años y siete meses; aunque el juez amplió la acusación al resto de miembros del consejo de administración y a Bankia, BFA y la auditora Deloitte como personas jurídicas.

El pasado mes de junio, como contó ESdiarioCV, Olivas, en su comparecencia en la Comisión de Investigación sobre la crisis financiera en España del Congreso, se escudó en el Banco de España para defender su gestión al frente del fallido Banco de Valencia y del grupo creado con la fusión de siete cajas, donde se integró la Bancaja que presidía, y que tuvo que ser nacionalizado en 2012 con una inyección de ayudas superior a los 22.400 millones de euros. "Teníamos 13 ó 15 inspectores dentro. Bankia no actuaba sin su conocimiento, manteníamos reuniones semanales entre el organismo y altos ejecutivos, controlando la liquidez, el riesgo de mercado, las dotaciones, etc. El Banco de España tenía conocimiento puntual absoluto de la evolución de Bankia", argumentó, para llegar a insinuar, incluso, que se arrepentía ahora de haber sido presidente de Bancaja.

Olivas articuló un discurso exculpatorio y derivó al supervisor y a la crisis internacional la responsabilidad del colapso del grupo, la intervención del Banco de Valencia durante su presidencia y la casi desaparición del sector financiero en la Comunidad donde fue consejero de Economía y Hacienda entre 1999 y 2002 con Eduardo Zaplana al que sustituiría entre 2002 y 2003 en la presidencia de la Generalitat. 

Anticorrupción estrecha el cerco a Camps

Al plano económico, se añade, en lo político, otras macrocausas de corrupción que por su volumen y dificultad suman varios años ya de pesquisas y en las que el PP valenciano también está en el punto de mira. 

La más significativa es la Gürtel. Una de las medidas que se tomará en relación a esta última es la solicitada por la Fiscalía Anticorrupción el pasado mes de julio de que se reabra la pieza relativa a una adjudicación presuntamente irregular del Gobierno valenciano en 2008 año en que estaba al frente del mismo Francisco Camps. De ser así, el juez podría investigar al exmandatario valenciano por delito de prevaricación.

La petición se formuló a tenor de la versión prestada por Ricardo Costa, exsecretario general del PP del PPCV condenado a cuatro años por la financiación irregular del partido, y quien dijo que fue Camps el que decidió contratar con la empresa de Francisco Correa para organizar los actos de campaña de las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y generales de un año después.

El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó por estos hechos a Correa (cinco años y tres meses de cárcel), el empresario Álvaro Pérez 'el Bigotes' (seis años y nueve meses), Pablo Crespo (cinco años de cárcel) y otros implicados en esta pieza de la trama como fueron los nueve empresarios que reconocieron que habían pagado de forma irregular parte de las facturas de estos actos electorales.

Sin embargo, la sentencia no emitió pronunciamiento alguno sobre las posibles responsabilidades de Camps en la financiación irregular del PP valenciano, si bien dio total credibilidad a las confesiones de Costa, que también señaló al exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos, como responsable de esta dinámica.

El magistrado José María Vázquez Honrubia expuso en su resolución del pasado mes de junio que los hechos enjuiciados se remontan a 2007 y 2008 y que las declaraciones que prestaron tanto Camps como Campos en el juicio en calidad de testigos fueron "infructuosas" puesto que "nada saben, nada recuerdan, nada conocen".

El juicio del caso Palau, al caer

Por último, la agenda del curso judicial del PP valenciano vendrá marcada por otros casos como el caso Palau. El juicio también se celebrará en breve, y sentará en el banquillo a la exintendente del Palau de Les Arts, Helga Schmidt, y otros cuatro acusados por el presunto saqueo del coliseo valenciano. Los investigados están acusados de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad documental.

Comenta esta noticia
Update CMP