26 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se apoya en el PP y Cs para tender el primer cordón sanitario contra Vox

Sánchez, flanqueado por Casado y Rivera en el debate de TVE.

Sánchez, flanqueado por Casado y Rivera en el debate de TVE.

El PSOE quiere hacer el vacío a Abascal desde el mismo arranque de la legislatura, y ya no digamos Unidas Podemos. Vox tiene 24 diputados pero no estarán en la Mesa del Congreso.

Con total probabilidad, los casi 2,7 millones de votos que tuvo Vox no van a ser suficientes para que el partido tenga un representante en la Mesa del Congreso, formada por la Presidencia, cuatro vicepresidencias y cuatro secretarías. 

En teoría el órgano de gobierno y control de la Cámara está al margen de la refriega política, pero en la práctica es un instrumento clave. De hecho tras la moción de censura, el PP y Cs aprovecharon que seguían teniendo la mayoría en la Mesa para torpedear varias iniciativas legislativas del nuevo presidente.

De la misma forma que Pedro Sánchez se ha negado a convocar a Santiago Abascal a La Moncloa dentro de su ronda de contactos -él tampoco habría ido-, el presidente en funciones extenderá un cordón sanitario contra Vox en el órgano de gobierno de la Cámara. Y tiene las de ganar. 

Será, pues, un aperitivo de lo que les esperará a los 24 diputados de Vox en la legislatura que está a punto de empezar: el vacío total por parte del PSOE. Y ya no digamos por parte de sus potenciales socios de Unidas Podemos

En sus conversaciones con Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias (por este orden), Sánchez ha hablado del reparto de los nueve puestos de la Mesa, que ha de estar cerrado para cuando el martes 21 de mayo se constituyan las Cortes. Independientemente de cuándo se produzca después el debate y votación de investidura del presidente (se espera que no más allá de junio). 

Aunque se ha especulado con la posibilidad de que los socialistas procuren un asiento a ERC como gesto de buena voluntad, parece que finalmente el reparto quedará así: tres puestos para el PSOE (incluida la Presidencia), dos para el PP, dos para Ciudadanos y dos para Unidas Podemos

Para que estos números salgan ni siquiera es necesario que se visualice un acuerdo entre los cuatro partidos, de modo que Casado y Rivera podrán aparentar que no han pactado nada con Sánchez, aunque lo tengan hablado de antemano.

Bastará, simplemente, con que cada formación vote a sus candidatos y quedaría así repartido. Porque primero se vota al presidente, después hay una única votación para las cuatro vicepresidencias y después otra para las cuatro secretarías. Si cada grupo parlamentario vota a los suyos, así quedará. 

Pero a Vox le suena a componenda, y fuentes de su dirección señalan a ESdiario: "Si el PP y Cs quieren tomar decisiones junto al PSOE no teniendo en cuenta Andalucía... afectará a Andalucía".

Se refieren en Vox al acuerdo que sirvió para encumbrar al popular Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta andaluza, insinuando que cualquier movimiento en falso del PP en Madrid puede afectar a la gobernabilidad en Andalucía.

En la Mesa del Parlamento andaluz Vox sí tiene asiento, pero porque el reglamento de la Cámara regional establece que todos los grupos deberán estar representados en ese órgano. Si no con voto, al menos con voz. 

El reglamento del Congreso, por contra, no dice nada al respecto. Pero lo cierto es que partidos con muchos menos votos y escaños que Vox han tenido en el pasado un puesto en la Mesa. CiU lo tuvo de forma casi permanente hasta la legislatura 2011-2015, y IU cuando era IU a secas y no se presentaba con Podemos, también. El PNV, por su parte, formó parte de la Mesa hasta la legislatura 2008-2011. 

Pero a Vox, por parte del PSOE, ni agua.

Comenta esta noticia
Update CMP