06 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sale a la luz el pasado "delictivo" del juez más 'hueso' de 'Masterchef'

Jordi Cruz

Jordi Cruz

En la infancia de Jordi Cruz hay episodios inconfesables antes de que su vida cambiase por completo gracias a los fogones

De los miembros que componen el plantel de jueces de Masterchef , Jordi Cruz es, sin lugar a dudas, el más duro. Muchos concursantes han tenido que sufrir por su parte ardientes invectivas por creaciones culinarias que no han sido de su gusto y comentarios incisivos. Habrá quien diga, incluso, que basta la fría mirada censora de Jordi Cruz para que se hiele el universo. Los fogones son su vida, le han dado prestigio y no suele perdonar errores.

 

Pero esta Estrella Michelin que lleva años compartiendo plató con Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez no siempre fue así de estricto. Tuvo un pasado rebelde. Quizás demasiado rebelde.

 

Su controvertido pasado

En Cadena 100 han contado algunos de los aspectos menos conocidos del pasado de Jordi Cruz, algunos confesados por él mismo en algunos programas de entrevistas. Y hay episodios que son controvertidos, porque en alguna ocasión el que se convertiría en reconocido chef estuvo al margen de la ley.

Ser el menor de 6 hermanos le condiciona en su niñez y le llevó, para integrarse y no sentirse marginado, a cometer auténticas trastadas, como el robo de "10.000 pesetas" a su madre con las que invitó a chuches a sus compañeros de clase; o el incendio que provocó junto a su hermano en un campo. 

 

Tal vez, el episodio más grave, antes de sentar la cabeza entre fogones gracias a su madre, fue el robo de unos neumáticos, por el que fue detenido.

Pero todo eso ya es pasado y, ahora, aquel niño terrible es ahora el terror de los aspirantes a chef.

 

Comenta esta noticia