13 de enero de 2021 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iñaki Urdangarin comienza con su "nueva vida" con una sonrisa de oreja a oreja

Iñaki Urdangarin.

Iñaki Urdangarin.

Puede que el 2020 que dejamos atrás haya sido un año muy complicado para millones de personas por todos los rincones del mundo, pero para el marido de Doña Cristina terminó de la mejor forma

Aunque fue un año muy complicado para millones de personas en todo el mundo 2020 finalizaba para Iñaki Urdangarin de la mejor manera posible, acompañado por su familia y consiguiendo por fin la semilibertad. Y es que, a propuesta de Instituciones Penitenciarias, el exduque de Palma verá en los próximos días flexibilizado su segundo grado, abandonando la prisión de Brieva para trasladarse a un Centro de Reinserción Social en Alcalá de Henares, a donde a partir de ahora sólo tendrá que acudir para dormir.

Así, el vitoriano, que hasta ahora realizaba su voluntariado en el Hogar Don Orione tres días a la semana, a partir de ahora trabajará en el centro de lunes a viernes, y dispondrá de un fin de semana libre al mes. Un régimen de semilibertad que llega dos años y medio después de su entrada en prisión y que se concede a Urdangarin a cambio de participar en un programa de reinserción para presos condenados por delitos económicos.

Sonriente, y deseando feliz año, el marido de la Infanta Cristina, ha iniciado su "nueva vida" llegando este lunes al Centro Don Orione con una sonrisa pero sin confirmar, sin embargo, esta semilibertad ni si ya está instalado en el Centro de Reinserción Social de Alcalá de Henares.

Urdangarin, fiel a su discreción y con muy buen aspecto después de disfrutar de su último permiso penitenciario en Vitoria, tampoco desveló cómo ha pasado la Navidad con su mujer y sus hijos, ni se pronunció acerca de su suegro, el Rey Juan Carlos, del que se ha filtrado una imagen solo en Abu Dabi y con evidentes problemas de movilidad. 

Comenta esta noticia
Update CMP