Belmonte "echa otra mano" a Barcala para tumbar el rescate de la Santa Faz

En el pleno de noviembre la tránsfuga Nerea Belmonte (ex concejal de Guanyar) votó a favor de la propuesta firmada por PSOE, Guanyar y Compromís para que la comisión se constituyese.

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado, por el voto de calidad del alcalde, Luis Barcala, la moción elevada por el grupo 'popular' para la disolución de la comisión creada para estudiar y definir las acciones necesarias para revertir la propiedad del Monasterio de la Santa Faz, ahora en manos de la Iglesia Católica, en favor del consistorio.

La comisión se creó el pasado noviembre en el pleno y ha celebrado una única sesión a principios de este mes de enero. La moción ha salido adelante en segunda votación por el voto de calidad de Luis Barcala, después del empate a 14 entre PP, Ciudadanos (Cs) y el edil no adscrito Fernando Sepulcre, que han respaldado su disolución, y PSPV, Compromís y Guanyar Alacant, que defendían que la comisión continuara sus estudios.

Desde el PP, el portavoz, Carlos Castillo, ha apuntado que se oponían a la comisión porque, a su entender, los partidos de izquierdas han intentado rescatar el discurso anticlerical. Así, ha recordado que el monasterio fue cedido en 1518 por el Ayuntamiento del momento y que en 1979, con un equipo de Gobierno socialista, la Iglesia se inmatriculó el inmueble.

Para Castillo, la comisión revela "una clara alergia a la propiedad privada, máxime cuando se trata de los bienes de la Iglesia Católica". En ese sentido ha acusado a la izquierda de tener "alergia", además, al principio del artículo 33 de la Constitución Española que protege la propiedad privada.

Asimismo, ha subrayado que la inmatriculación confiere un derecho "salvo prueba en contrario", y que la izquierda no ha puesto ni una prueba ni tan siquiera un indicio "más allá de la salida de las monjas".

Causa contra la Iglesia

Por eso, ha hablado de que se ha abierto "una causa general contra la Iglesia" y ha sostenido que la "tutela y control sobre los bienes de la Iglesia no tiene nada que ver" con "perseguirlos" porque para la defensa y tutela ya está la ley valenciana de patrimonio que "delega en el Ayuntamiento la facultad de velar por ese patrimonio".

La portavoz de Ciudadanos, Yaneth Giraldo, por su parte, ha alegado que con el regreso de las monjas al monasterio ya "no existe razón para la comisión". Ha lamentado que "el extinto tripartito" quiera hacer política "con el respeto y el fervor por la Santa Faz" y que con "la excusa" de la Santa Faz se hace "política sectaria".

Frente a ello, desde Guanyar Alacant, Miguel Ángel Pavón, ha criticado que el "mini gobierno" del PP sigue sin llevar a pleno "iniciativas de gobierno" y que con esta moción comenzaba la "propaganda electoralista".

Pavón ha insistido en que se deben "asumir los acuerdos de pleno", como el que motivó la comisión, y ha lamentado que el PP en mayo de 2017 rechazase el catálogo de protecciones que "aumentaba y protegía la romería", mientras que ahora "se erigen como defensores únicos de la Santa Faz".

Además, ha recordado a Barcala que fue "el primero" en proponer la reversión del monasterio y que ahora lo niega, "no sé si tres veces como San Pedro". Asimismo, ha incidido en que las inmatriculaciones se están "revisando" en toda España y ha confiado en que también se pueda hacer en Alicante pese a "todas las pegas" y a "torpedear con réditos electorales".

"Déjese de ñoñerías y patrañas, y defienda el patrimonio", ha espetado a Barcala, a quien ha subrayado que es alcalde por la "tránsfuga" Nerea Belmonte, que este jueves ha permitido con su abstención que saliera adelante la moción.

Desde Compromís, su portavoz, Natxo Bellido, ha expresado sus dudas de hasta cuándo permanecerán las nuevas monjas en el Monasterio y ha afirmado que "cuando uno no tiene capacidad de gobernar, hace populismo".

Finalmente, desde el PSPV, Carlos Giménez ha incidido en que "la marcha de las monjas no fue la excusa sino la motivación" para poner en marcha la comisión y ha recordado a Barcala que fue él quien se puso "al frente" de la plataforma ciudadana en defensa del monasterio tras la salida de las monjas y quien "dio la orden de que fuera vigilada" por la Policía Local.

"Esta comisión la forzó usted cuando enarboló la bandera del patrimonio", ha zanjado antes de exponer que la comisión buscaba ser un estudio para conocer si podía efectuarse la reversión ya que en su momento, en 1518, "se hizo una cesión en usufructo, no un regalo".

Comenta esta noticia
Update CMP