03 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox denuncia a un colaborador de Sánchez por sabotear su campaña en Galicia

Pedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados

Pedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados

Los de Abascal están convencidos de haber sido víctimas de una estratagema para reventar su actividad de cara a las elecciones gallegas y el hilo llega hasta la mismísima Moncloa.

En Vox tienen claro que su campaña en las elecciones gallegas ha sido saboteada. Y el responsable de este sabotaje es ni más ni menos que un amigo y colaborador de Pedro Sánchez, contra el que ya se han querellado para que dé cuentas ante la Justicia.

En concreto, los de Santiago Abascal han interpuesto una querella, ante el Juzgado de Instrucción de Madrid, contra el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, y el secretario general, Julio González, por lo que consideran que ha sido un "secuestro" de la propaganda electoral del partido para las elecciones vascas y gallegas por parte de la empresa postal.

Se da la circunstancia de que Serrano fue jefe del gabinete de Pedro Sánchez en la ejecutiva socialista, de ahí que su nombramiento como presidente de Correos siempre ha estado acompañado por la polémica y, ahora, por las sospechas de manipulación partidista.

 

Vox denunció en las últimas horas de la campaña gallega ante la Junta Electoral que su propaganda electoral no estaba llegando a algunos lugares. Tras esto, Vox ha decidido querellarse contra los altos cargos de la empresa postal porque entienden que se ha "secuestrado" la propaganda que este partido depositó en Correos para su envío inmediato a los electores gallegos y vascos.

"Estos sobres electorales incluían frases y datos relativos a estadísticas y hechos que habían sido publicados tanto por fuentes oficiales como por los medios de comunicación", defiende Vox.

En el escrito remitido al Juzgado de Instrucción, la vicesecretaria jurídica de Vox, Marta Castro, explica que el "secuestro de los sobres se había realizado sin haber seguido el procedimiento establecido" porque, según sostiene, Correos no había solicitado previamente la autorización judicial legalmente necesaria.

Un "secuestro disfrazado"

Asimismo, recuerda que los querellados, por voluntad propia, "ordenaron y ejecutaron la paralización del envío electoral hasta la resolución de la Junta Electoral", lo que, a su juicio, causó un "importante retraso" en el reparto de la propaganda electoral por parte de los responsables de la entidad que tenía que proceder a su distribución.

 

Los de Abascal denuncian también que el "secuestro fue disfrazado como una consulta", cuando "no se apreciaba elemento infractor alguno en el texto de los sobres". De hecho, según el partido, el responsable que tomó la decisión de paralizar el envío de los sobres "era conocedor de que si solicitaba la autorización preceptiva que contiene la Ley al Juzgado, éste no se lo iba a conceder" y, es por ello, explica el escrito, "procedió por iniciativa propia".

Así, Vox solicita que se interrogue a los querellados, y se tomen como testigos a los responsables de las delegaciones de Correos en las provincias de la convocatoria electoral.

 

Comenta esta noticia