25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La huelga en Barajas no se soluciona

Alternativa Sindical e Ilunion no llegan a acuerdo y mantiene la huelga en el aeropuerto de Barajas prevista para el 24 de agosto y hasta el 3 de septiembre, en plena operación retorno.

La reunión entre Alternativa Sindical, que representa al 20% de los vigilantes de seguridad del aeropuerto Madrid-Barajas, e Ilunion en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) del viernes ha finalizado “sin acuerdo”, por lo que se mantiene la huelga anunciada entre el 24 de agosto y el 3 de septiembre.

Durante la reunión, que ha durado algo más de dos horas, la empresa ha reiterado que los complementos de los trabajadores son variables, pero el sindicato exige su cumplimiento así como que se mantenga lo pactado con la anterior concesionaria de la seguridad en los filtros en el aeropuerto madrileño.

Según ha explicado el portavoz de este sindicato Alberto García, los pluses varían en función de diversos factores, como la antigüedad o el puesto, y pueden alcanzar cifras de entre 250 o 300 euros al mes, pero se pactó con la anterior empresa adjudicataria (Prosegur) extenderlos a toda la plantilla.

Los trabajadores exigen que las empresas adjudicatarias cumplan con los pluses como los de radioscopia, rotación o productividad acordados con la patronal y Fomento en una mesa de trabajo en septiembre del año pasado.

Extensión de las movilizaciones

En cuanto a la posibilidad de que se extiendan los paros, ha apuntado que los trabajadores del Santander-Seve Ballesteros se adherirán “casi con total seguridad” a las protestas, que serán de 5 a 14 horas, porque allí cuentan con el 90% de los afiliados de Segurisa, la empresa que gestiona el control de accesos, pero la respuesta definitiva llegará durante la semana que viene tras la asamblea de trabajadores.

El portavoz del sindicato ha apuntado que todos los trabajadores de cualquier aeropuerto que dependan de Segurisa, Ilunion, Trablisa o ICTS están llamados a la huelga, como en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde Alternativa Sindical planea adherirse desde la sección estatal, pues, aunque allí son el sindicato mayoritario de Trablisa, la empresa concesionaria en Barcelona, no lo son en todo el aeropuerto.

Aena adjudicó en abril los servicios de seguridad para el conjunto de aeropuertos de la red, agrupados en lotes, por un importe total de 345,5 millones de euros por un periodo de dos años, prorrogable anualmente durante dos años más. Las empresas adjudicatarias fueron Eulen, Ilunion, Segurisa y Trablisa.

Los pliegos de licitación de los servicios de seguridad recogían las especificaciones del acuerdo alcanzado por los ministerios de Fomento, Empleo e Interior con sindicatos y empresarios sobre la contratación de servicios de seguridad privada en noviembre de 2017, tras el conflicto registrado en El Prat el pasado verano cuando los vigilantes de seguridad secundaron paros y movilizaciones en demanda de mejores condiciones laborales.

Por su parte, la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de USO (FTSP-USO) ha presentado ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), como paso previo a presentar una denuncia ante la Audiencia Nacional, un conflicto colectivo para garantizar el abono del plus variable a los vigilantes de seguridad que presenta servicio en los aeropuertos de la red de Aena.

Comenta esta noticia
Update CMP