21 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los depósitos bancarios son la opción preferida de inversión

Según los datos del Banco de España, los hogares españoles destinan la mayor parte de sus ahorros a depósitos bancarios, superando a los fondos de inversión y los planes de pensiones.

El último informe de “Evolución de los flujos y los balances financieros de los hogares y las empresas no financieras en 2019” publicado por el Banco de España nos deja una conclusión para la esperanza ante el negro panorama económico que augura este otoño de crisis sanitaria, puesto que tras analizar los datos vemos que la situación patrimonial de los hogares y las empresas no financieras volvió a fortalecerse el año pasado.

La mayor parte de la inversión financiera de los hogares en 2019 se materializó en depósitos bancarios, buscando siempre los de plazo fijo más rentables, seguidos de instrumentos de inversión colectiva como los fondos de inversión o los planes de pensiones y seguros. En el caso de las empresas, la inversión se volvió a concentrar, principalmente, en acciones y otras participaciones, y, en menor medida, en depósitos.

Por otro lado, las Cuentas Financieras de la Economía Española revelan que en 2019 los hogares recibieron, por segundo año consecutivo, financiación bancaria neta positiva por un importe moderado y similar al de 2018, principalmente debido al aumento de los créditos destinados a consumo y otros fines.

A esto se sumó un nuevo descenso de la ratio de la deuda de los hogares, que cerró el año en el 57 % del PIB, dos puntos porcentuales por debajo del nivel de 2018 y 29 puntos inferior al valor máximo de 2010.

Por otra parte, la riqueza financiera bruta de los hogares experimentó en 2019 (a diferencia de lo ocurrido el año anterior) un aumento, como consecuencia fundamentalmente del ascenso del valor de su cartera financiera, en línea con la revalorización de los índices bursátiles y de los valores de renta fija.

Por lo que respecta a las empresas, el flujo neto procedente del crédito bancario recibido de entidades financieras residentes volvió a ser negativo en una cuantía ligeramente inferior a la del año precedente, lo que contribuyó a que su ratio de endeudamiento cayera hasta el 73 % del PIB, cifra 2 puntos porcentuales inferior a la de 2018 y 47 puntos por debajo de los niveles máximos a los que llegó a mediados de 2010.

La rentabilidad media de los mejores depósitos bancarios contratados en nuestro país está en el 0,03%, según el Banco de España. Es una cifra que puede parecer demasiado baja, pero cada vez son más los bancos que comercializan depósitos al 0% TAE, es decir, sin rentabilidad. Aunque esta opción garantiza el principal invertido, si durante el plazo que dure el depósito la inflación es positiva, el cliente perderá poder adquisitivo. O lo que es lo mismo, la rentabilidad real del plazo fijo será negativa. 

Comenta esta noticia