23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Susana se mete bajo tierra para evitar que la ola de Sánchez la atropelle

Los socialistas andaluces disimulan y aseguran que han salido "reforzados" con el triunfo de su partido en toda España, aunque solo han aparcado sin fecha las "cuestiones orgánicas".

Si Soraya Sáenz de Santamaría se alegra del hundimiento del PP, Susana Díaz rabia por el éxito del PSOE. Esta paradoja ha corrido como la pólvora por las redes en las últimas horas para ilustrar los efectos colaterales de los resultados del 28-A.

Aunque en el caso de la expresidenta andaluza, la procesión va por dentro y se pone buena cara de puertas para fuera. Los socialistas andaluces se consideran públicamente copartícipes del triunfo de Pedro Sánchez, pero la consigna interna es enclaustrarse en sus cuarteles y esperar a tiempos más propicios para reanudar su guerra por el control de partido.

Así, el PSOE andaluz ha destacado que, tras las elecciones generales de este domingo, sale "reforzado" y que ahora no es el momento de hablar de cuestiones orgánicas internas. En declaraciones a Canal Sur Radio, el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, ha manifestado este lunes que tras cien días del Gobierno "tripartito de la derecha" en Andalucía, los españoles y andaluces han sabido entender qué es lo que había que hacer esta vez, "que era movilizarse y no exportar" al Gobierno español ese Ejecutivo tripartido de derechas que "tanto daño" está haciendo a esta comunidad.

Ha recalcado que Sánchez ha sido el ganador de las elecciones "sin ningún tipo de dudas", doblando al segundo partido, el PP, a nivel nacional. Ha indicado que el presidente hablará con todo el que tenga que hablar y sabrá cómo garantizar la estabilidad y las políticas de los servicios públicos y la igualdad.

Preguntado sobre si los resultados electorales pueden conllevar cambios a nivel orgánico en el PSOE-A, ha señalado que, sin duda, en Andalucía ha habido un buen resultado, aportando más del 20 por ciento de los votos del PSOE.

Ha recalcado que el partido sale "reforzado" y cuando llegue el "momento orgánico, será el momento de hablar de cuestiones orgánicas". Ha apuntado que ahora hay dos importantes objetivos por delante, la configuración del nuevo Gobierno central y las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo, en las que tiene que volver a ver una "gran movilización de la izquierda".

 

Comenta esta noticia
Update CMP