12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se enroca ante Rajoy cegado por sus ansias de ser presidente

La reunión de Rajoy y Sánchez apenas duró 45 minutos.

La reunión de Rajoy y Sánchez apenas duró 45 minutos.

La reunión que tuvieron en La Moncloa fue fría e infructífera. El líder de los socialistas reiteró que no facilitará un nuevo Gobierno del PP. La ronda seguirá el lunes con Iglesias y Rivera

La primera, en la frente. La reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez después de las elecciones del domingo no podría haber ido peor para los intereses del presidente en funciones, a quien como vencedor del 20-D le corresponde la iniciativa de intentar formar Gobierno.

El encuentro, de apenas 45 minutos, empezó con un saludo frío a las puertas de La Moncloa y terminó gélido. El líder del PSOE no quiso siquiera comparecer allí ante la prensa y se marchó a la sede de Ferraz para anunciar que intentará "todas las posibilidades" para que haya un "Gobierno de cambio". Presidido por él mismo, claro.

Ello supone un mensaje nítido a Rajoy para que no cuente con él y la necesaria abstención de los diputados del PSOE. En realidad Sánchez ya dejó caer la noche electoral que si el líder de los populares fracasaba en su intento de ser investido él lo intentaría; y al día siguiente varios de sus más cercanos, entre ellos César Luena y Rafael Hernando, reiteraron que bajo ningún concepto el PSOE facilitaría un Gobierno del PP.   

"El PSOE no va a apoyar la continuidad ni de Rajoy ni del PP al frente del Gobierno de España", señaló Sánchez, y a renglón seguido recordó que esto es lo que dictaminó su Ejecutiva el pasado lunes.

Pese a ello aseguró que la repetición de las elecciones es "la última de las opciones" que contempla y abogó por "un cambio progresista". "El PSOE va a explorar todas las posibilidades para que haya un Gobierno de cambio y para que haya un Gobierno que dé estabilidad al país", subrayó, pidiendo a todos los partidos "anteponer el interés general y no intereses partidistas".

El líder del PSOE trasladó a Rajoy que su partido quiere "dar mandato y cumplimiento" al voto de los españoles el pasado domingo, quienes, según sostuvo, dijeron que "querían cambiar al Gobierno de España" y tener un Ejecutivo "progresista" presidido por "el diálogo que estos últimos cuatro años ha faltado".

Sin embargo, no es eso lo que opina Susana Díaz, que en las últimas horas le ha recordado que los electores han situado al PSOE "en la oposición". La presidenta andaluza encabeza la corriente interna que rechaza de plano un acuerdo con Podemos y los independentistas para gobernar, corriente en la que también están Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y barones regionales como Emiliano García-Page y Guillermo Fernández Vara.

Por su parte Rajoy colgó un escueto mensaje en Twitter tras la reunión: "Apuesto por el diálogo para formar un Gobierno estable que dé certidumbre a los españoles". 

Comenta esta noticia
Update CMP