25 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El empate de Portugal alimenta los temores del Real Madrid con Ronaldo

Cristiano Ronaldo se lamenta en un lance del juego contra Austria.

Cristiano Ronaldo se lamenta en un lance del juego contra Austria.

El equipo luso no pasa del empate con la modesta Austria. CR7 falla un penalti y tendrá que jugársela a cara de perro en el último partido, algo que preocupa a su club por su estado físico.

La selección de Portugal no ha pasado del empate a cero en su segundo partido de esta Eurocopa contra una modesta Austria que ha tenido prácticamente controlado todo el partido pese a los empujones de los lusos. El resultado, 0-0, dispara las alarmas en el combinado portugués que mide sus partidos por empates y de esta manera no conoce la victoria en Francia. Está en la tabla con sólo dos puntos y de esta manera tendrá que jugar todas sus cartas en el último partido de la fase de grupos, un encuentro que disputará contra Hungría y en el que todo puede pasar: puede clasificarse primero del grupo F, segundo e incluso quedar fuera de la segunda fase de esta Eurocopa. 

El resultado, más allá de que Cristiano Ronaldo haya fallado un penalti en los instantes finales del partido, no sólo preocupa a los portugueses que empiezan a alimentar dudas sobre  el rendimiento de su Selección, también preocupa en su club, el Real Madrid, donde no ven "propicio" que Cristiano tenga que dar el 110% en el próximo partido para conseguir clasificar a su equipo. No era el "panorama deseado" por el club merengue que hubiese preferido una primera fase de la competición "más tranquila" para su estrella lusa, máxime si tenemos en cuenta que, y no es ningún secreto, CR7 no acudía a este europeo en pleno estado de forma. En el Madrid hay preocupación por las posibles consecuencias físicas que puedan conllevar un Cristiano forzando al máximo en el campo. 

Pese a los posibles problemas físicos de la estrella portuguesa, lo cierto es que Cristiano Ronaldo lo ha intentado por activa y por pasiva y antes de marrar esa pena máxima ya había tenido hasta cinco ocasiones de gol. Poco antes de cumplirse el minuto 90, además, el delantero blanco remató un balón de cabeza marcando un gol de bella factura que sin embargo el árbitro anuló de forma correcta al encontrarse en fuera de juego.

Portugal lo intentó pero se encontró con una seria defensa austriaca que iba abortando cada ocasión creada por el conjunto portugués. 

Comenta esta noticia
Update CMP