25 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Justicia hace un papelón con los ERE publicando el fallo tras 9 días del 10-N

Muchos se preguntan por la diferencia de celeridad entre la publicación del fallo del Supremo sobre el golpe de Estado del 1-O y el del pantagruélico caso de corrupción del PSOE andaluz.

Ir a las urnas con el máximo de información posible es una exigencia democrática que no suele cumplirse en España, por oportunismo político. Eso es lo que ocurre, con gran frecuencia, con las sentencias judiciales que afectan de lleno a los partidos políticos, sobre todo cuando se trata de escandalosos asuntos de corrupción como el de los ERE. El caso, que como afirmó en su día el futuro vicepresidente de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias es "el caso que avergüenza a toda Andalucía".

La cuestión es que los españoles volvieron a votar el pasado 10 de noviembre -por el capricho táctico de Pedro Sánchez, y su susurrador de cabecera, Iván Redondo- conociendo cuál había sido la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés. Los gran mayoría de los autores del golpe de Estado del 1-O, empezando por el vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, fueron condenados por sedición y malversación, con penas de hasta 13 años de cárcel.

 

Sin embargo, no pudieron votar conociendo el fallo sobre los ERE de Andalucía, cuyo juicio finalizó hace casi un año y en el que los principales acusados -de un total de 21- son dos expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía que también formaron parte de los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero: Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Nueve 10 días después del 10-N, el próximo martes, el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla hará pública, a mediodía, la esperada sentencia. Por la que tiemblan en el socialismo andaluz, que en los últimos días no ha podido ocultar su inquietud ante la decisión del ponente del tribunal, el juez Juan Antonio Calle Peña, y de las magistradas Pilar Llorente y Encarnación Gómez.

El fallo del tribunal será entregado a los respectivos procuradores en un 'pen drive' en la propia sala, casi un año después del fin del juicio el pasado mes de diciembre, y no hará lectura pública del fallo. Una vez en la sala, una funcionaria irá nombrando uno a uno a los 21 ex altos cargos acusados a los que irá llamando con su procurador y les entregará el pen drive con el contenido del fallo judicial, compuesto por unas 1.700 hojas.

Acusados de prevaricación y malversación

Los 21 ex altos cargos están acusados por un delito continuado de prevaricación y un delito continuado de malversación. Si bien, algunos de ellos sólo han sido enjuiciados por prevaricación, como Manuel Chaves, los exconsejeros Gaspar Zarrías y Magdalena Álvarez, el ex viceconsejero José Salgueiro, el ex director general de Presupuestos Antonio Lozano y el exjefe del Gabinete Jurídico Francisco del Río, y se enfrentan a diez años de inhabilitación.

Pinta mal para Griñán 

El absoluto mutismo que mantienen los jueces del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha hecho que en el PSOE-A tengan un mal presentimiento. Las cosas no pintan bien, especialmente para Griñán, que antes que presidente fue consejero de Economía y Hacienda.

La Fiscalía Anticorrupción pide para él seis años de cárcel y 30 de inhabilitación por prevaricación y, para Chaves, 10 años de inhabilitación. No obstante ni uno ni otro tienen ya cargo público alguno. En el caso de Chaves, los pronósticos son menos agoreros. Aunque por ahora todo son meras especulaciones.

Comenta esta noticia
Update CMP