Los hospitales de campaña incumplen el decreto valenciano de accesibilidad

Las conselleras de Justicia y sanidad y el secretario autonómico de Emergencia con responsables de la Fe hace una semana en el hospital de campaña

Las conselleras de Justicia y sanidad y el secretario autonómico de Emergencia con responsables de la Fe hace una semana en el hospital de campaña

El hospital de campaña de la Fe, que ya ha empezado a utlizarse como adelantó este diario para hacer test, sigue sin váteres adaptados e incumple el decreto 665/2019 del Consell

Ya ha pasado más de una semana en las que las lluvias llegaron a encharcar las explanadas en donde se instalaron los hospitales de campaña en Alicante, Castellón y Valencia. Instalaciones que, según informaron en rueda de prensa el 18 de abril, las conselleras Gabriela Bravo y Ana Barceló, empezarían a "recibir pacientes en los próximos días, a falta de instalar los baños la próxima semana". Unas explicaciones tras una singular visita con medios de comunicación para ver cómo habían quedado el montaje y acondicionamiento de las instalación junto al hospital La Fe.

Ambas conselleras dieron a entender que su apertura y uso hospitalario era inminente, a pesar de los innumerables cambios que han sufrido y la reducción de número de camas y servicios sanitarios que estaban previstos prestar.

 

A día de hoy, siguen sin dar el servicio hospitalario previsto y, según fuentes de la Generalitat, se ha habilitado un punto para tomar de muestras de sanitarios sospechosos de estar contagiados. A pesar de ello, la 'necesidad política urgente' de justificar su puesta en funcionamiento y las prisas para ello, aún cuando a no están acabados, según las mismas fuentes, ha provocado que vuelvan a "encharcarse" topándose de bruces con la regulación de los espacios públicos adaptados en base a unas condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados de personas con discapacidad física y orgánica.

La Comunitat Valenciana dispone de desarrollo propio, tal como recoge el Decreto 65/2019, de 26 de abril, del Consell, de regulación de la accesibilidad en la edificación y en los espacios públicos.

Entrando en aspectos técnicos, consultados expertos de arquitectura accesible, se viene a confirmar incumplimientos de parámetros que deberían haber sido asumidos los hospitales de campaña, independientemente a su uso, permanente o temporal, antes de entrar en servicio.

Entre estos se encuentra la obligación de disponer de cabinas de aseo público accesibles, en número no inferiores a, como mínimo, una de cada diez o fracción. Aseos que deberían disponer, dentro de las cabinas pero en en el exterior del váteres, de un espacio libre de obstáculos en el que se pueda inscribir un círculo de 1,50 metros delante de la puerta de acceso, que, en ningún caso, coincidirá con el itinerario peatonal accesible, ni con el área barrida por la apertura de la puerta de la cabina.

Otra deficiencia técnica más que acreditada gráficamente, se observa en el acceso a los aseos, puesto que no se encuentra a nivel con el itinerario peatonal accesible, disponiendo de un escalón que se ha de sortear antes de ubicarse sobre una taza ubicada en un espacio muy reducido.

Con relación a la puerta de acceso, tanto a las cabinas como a los váteres, si bien son abatibles hacia el exterior, tampoco cumplen con el paso mínimo de 0,80 m. Respecto a los lavabos, se observa su existencia, pero sin tener en cuenta que, técnicamente, impiden la aproximación de una persona en silla de ruedas.

La Generalitat ha venido a justificar que la obra aún no está acabada, y que en su puesta en servicio para uso hospitalario, contaría con aseos adaptados, sin concretar ni cuántos ni cuándo se van a instalar, eso sí, a fecha de hoy, indican que podrían emplearse los instalados en los Hospitales de Alicante, Castellón y Valencia, sin tener en cuenta, en su justificación, la distancia física en metros que habría que recorrerse para llegar a ellos, ni la ubicacion dentro de los hospitales, donde sí que existen instalaciones de estas características para los pacientes y usuarios tal como establece la norma.

Argumento que no justifica los manifiestos incumplimientos normativos y técnicos actuales de las instalaciones habilitadas dentro de los hospitales de campaña, puesto que sólo pudiendo comprobar el acceso habilitado para el de La Fe, en la calle Ilusión, junto a la puerta de acceso del Ronald McDonald, obligaría a una persona con diversidad funcional a desplazarse por la calle, a la intemperie, más de 200 metros a contrapendiente hasta llegar a puertas del hospital, antes de poder acceder a un baño adaptado.

Comenta esta noticia