La eutanasia de España

El ya deshauciado paciente España, habrá de ser sin duda el primero que habrá de experimentar en sus carnes una muerte digna, dadas sus gravísimas y muy dolorosas circunstancias

Hace tiempo que las cosas no iban bien. Un país con uno de los patrimonios histórico artístico más importantes del globo. Con majestuosos paisajes de todo tipo y con miles de kilómetros de las mejores y más admiradas playas de Europa.

Una nación con una variedad y riqueza de fauna y flora sin parangón en el mundo. Debido esencialmente a la gran diversidad de climas que se entreveran y a lo extremadamente montañosa de nuestra geografía.  

Por todo ello y por su aparejada e infinita cultura gastronómica, uno de los países más queridos y visitados del mundo; en este ránking de visitas siempre en los primeros lugares, en liza con naciones tan importantes como Francia o Estados Unidos. 

Una nación que además tiene la esperanza de vida de las más altas del concierto de las naciones. Por lo que dentro de los 210 países que existen en nuestro planeta estamos a la cabeza en arte, cultura, monumentos, museos, paisajes, turismo de verano y de invierno, esperanza y calidad de vida.

Es decir que cualquier político competente soñaría con poder dirigir semejante perita en dulce, que a poco que lo hagas bien no puede darte más que inmensas satisfacciones e inmejorables logros económicos y sociales. Pues, como se vé, contamos con la mejor materia prima, que además se vende sola, pues obra a nuestro favor una lengua que ya hablan más de 600 millones de personas.

Sin embargo, la actual y elefantiásica casta política que padecemos nos lleva a ser el país proporcionalmente con más muertos en esta pandemia y al que más se le hundió la economía en todo el orbe; por lo que es probablemente pues la peor generación de dirigentes que hemos conocido por estos lares.

Pues ya vemos como a un país puntero en todos los aspectos, sin embargo lo pestán hundiendo sin remisión y a marchas forzadas. Por lo que también al fín nos explicamos la premura compasiva de nuestros actuales y catastróficos dirigentes en aprobar esa Ley de Eutanasia. 

Ya que a la vista de todo lo expuesto, el ya deshauciado paciente España, habrá de ser sin duda el primero que habrá de experimentar en sus carnes una muerte digna, dadas sus gravísimas y seguramente irreversibles y muy dolorosas circunstancias.

Eutanasia que con sabía y compasiva mano de seguro le administraran los doctores Sánchez, Calvo e Iglesias; eso sí, contando con la inestimable entrega y sapiencia en estas lides de las eminencias internacionales TorraRufián y Otegi.

Y que sea Alberto Garzón, el mejor ministro de consumo que sin duda hemos tenido, el que rubrique y firme el certificado. O si no Fernando Simón, tal vez éste mejor, pues según dicen es médico. O doctor, incluso, como Sánchez.

Eso sí, lástima que en nuestro triste caso no se hubiera podido aplicar el otro gran logro de nuestra gloriosa época zapateril: el sacrosanto derecho al aborto de... imagínenselo ustedes...

 

Jaime Navarro es abogado especialista en estafas bancarias @jaimenavarroabo 

Comenta esta noticia