22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La emotiva coincidencia entre el éxito de Juanma Moreno y su ser más querido

El nuevo presidente de la Junta de Andalucía toma posesión en una fecha única para él, cargada de emotividad por la coincidencia con uno de los días que más ha marcado su vida.

Juanma Moreno Bonilla se convertirá en el flamante presidente de la Junta de Andalucía y una de las fechas más señaladas para él, tal vez la que más marca su vida descontadas su boda, el nacimiento de sus hijos y su llegada a San Telmo.

Su investidura coincide, exactamente, con el fallecimiento de su padre y mentor en 2014, Juan Moreno Conejo, uno de tantos andaluces que emigró a Cataluña buscando prosperidad y retornó a su Málaga natal en 1970, recién nacido el dirigente político en la Ciudad Condal, con un mensaje recurrente que su hijo escuchaba, anotaba y, este miércoles, al fin logrará desmentir: "Me moriré y el PSOE seguirá mandando en Andalucía".

 

Moreno, en el centro, con sus padres y una de sus hermanas en la droguería que abrieron en Málaga al volver de la emigración a Barcelona

 

La casualidad, o no, ha querido que Moreno Bonilla, un malagueño tranquilo nieto de jornaleros, releve a Susana Díaz en el mismo día que recuerda más a su padre, el tendero que abrió una droguería para trabajarla de sol a sol y dejó en el nuevo presidente la huella del esfuerzo, la tenacidad y la humildad. 

 

Moreno Bonilla, con su abuelo materno en el campo malagueño

 

A San Telmo

Probablemente Moreno mire al cielo en su discurso de investidura y se acuerde de Juan, el cabeza de una familia con tres hijos currantes y una madre empleada en unos grandes almacenes. Y con ese gesto y el bastón de mando en San Telmo, quizá desmienta también el nombre de aquel grupo del que fue vocalista en los años mozos: Falsas Realidades. Ésta vez va en serio, la presidencia es suya y con seguridad estará dedicada al padre que ya no está pero siempre sigue presente.

El hijo de  Juan Moreno Conejo, el pequeño de los seis hijos de Manuel, un jornalero sin tierra en Alharuín el Grande, y de Dolores la Chirra; el nieto de sendas familias de trabajadores del campo, los Chirros y los Parrajelojas; hace este miércoles historia de Andalucía tras el largo viaje familiar de una saga de currantes que refleja muy bien la propia historia de la gente corriente andaluza.

Comenta esta noticia
Update CMP