25 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado alerta al PP de la trampa mortal en la que Sánchez intenta que caigan

Casado presidiendo la Junta Directiva Nacional telemática del PP.

Casado presidiendo la Junta Directiva Nacional telemática del PP.

El líder de los populares ha presidido este lunes una Junta Directiva Nacional telematica en la que ha pedido una oficina para las víctimas de la Covid-19 y ha avisado de la crispación.

El luto nacional terminó en la medianoche del pasado viernes con 16.000 muertos que esperan a ser reconocidos oficialmente por el Gobierno de Pedro Sánchez. Para los ausentes en las estadísticas oficiales de La Moncloa y para los que sí lo están tuvo un recuerdo Pablo Casado este lunes y algo más. 

El líder de los populares propuso la creación de una oficina de atención a las víctimas de la Covid-19, dado que sus secuelas no desaparecerán de la noche a la mañana. Eso, que sus herederos queden exentos del impuesto de sucesiones y un monumento permanente en recuerdo de todas ellas. Y además reiteró que promoverá una comisión de investigación en el Congreso.

La Junta Directiva Nacional que celebra el PP dos veces al año tuvo esta vez que ser telemática por la imposibilidad de desplazarse aún por España. Casado llevó a los suyos un mensaje importante: que no caigan en las provocaciones de un Gobierno que, según su experiencia, a partir de ahora intentará subir los decibelios y el nivel de confrontación para eludir sus responsabilidades en la crisis del coronavirus. 

 

La estrategia del presidente, afirmó el líder de la oposición, es la "división", la "fractura social". Y el PP debe huir de "quien pretenda levantar muros en lugar de tender puentes", pidió a los suyos. 

"Ser moderado es ajustar las palabras y los actos a la realidad de lo que ocurre. Nunca vamos a contribuir a la espiral de división y enfrentamientos que la izquierda quiere desencadenar", remachó. Sin ir más lejos este lunes Pablo Iglesias atacó a Isabel Díaz Ayuso desde TVE y afirmó que lo ocurrido en las residencias madrileñas es "un escándalo"; o directamente "un crimen". 

Eso sí. Casado advirtió de que, desde la responsabilidad, seguirá sin renunciar a hacer su labor de oposición "para defender eficazmente los intereses de los españoles". "No nos vamos a meter en ninguna habitación del pánico. Vamos a contar lo que pasa, pero sobre todo vamos a decir lo que queremos que pase. Debemos hacerlo sabiendo que hay un votante de centroizquierda al que el socialismo no sólo ha olvidado, sino que ha engañado", subrayó. 

Y si el presidente del PP no quiere hacer oposición "contra media España", tampoco quiere un partido dividido. O al que quieran dividir desde fuera. Por eso alertó del "falso debate" que intentan crear algunos en torno a la formación. "No hay un PP duro ni un PP blando, hay un único PP (...). Aquí no hay halcones y palomas", concluyó en alusión a la polémica con Cayetana Álvarez de Toledo.

Comenta esta noticia