20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La última de Iglesias agota la paciencia de policías y militares: "Más respeto"

Pablo Iglesias, este martes en TVE.

Pablo Iglesias, este martes en TVE.

Los miembros de las FSE y del Ejército comienzan a estar hartos de los constantes ninguneos a los que les somete el vicepresidente. Y se han encarado con él: "El cargo le viene grande"

Pocos países hay en el mundo en el que un vicepresidente del Gobierno se dedique a ningunear a los miembros de la Policía o el Ejército a los que manda. Eso sucede en España, cuando además los miembros de las FSE se están batiendo el cobre en la lucha contra la pandemia, y cuando los españoles les vienen reconociendo su dedicación y entrega con un altísimo índice de valoración en las encuestas. Valoración muy superior, por cierto, a la que conceden a los políticos. Basta leer el último CIS.

Varias organizaciones de policías, guardias civiles y militares han censurado este martes al vicepresidente segundo por excluirles del "personal fundamental" para combatir la propagación del Covid. El feo de Iglesias se ha producido al sostener que no hacen falta más controles policiales en la Comunidad de Madrid sino más médicos, enfermeros o rastreadores. Un nuevo ninguneo que se suma a los que ha venido protagonizando desde que se declaró en marzo el estado de alarma.

En su entrevista en TVE, Pablo Iglesias ha señalado que establecer controles policiales como ha propuesto el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso puede generar la sensación entre los vecinos de los distritos afectados de que las cosas "no se están haciendo bien".

"Los trabajadores públicos que hacen falta para seguir combatiendo una pandemia que nos está llevando a una situación de riesgo no son policías ni militares, son médicas y son enfermeros", ha señalado el vicepresidente.

 

La reacción de los aludidos ha sido inmediata. Las tres organizaciones representativas de los tres cuerpos, SUP, AUGC y AUME, exigen al líder de Podemos que muestre "más respeto por un trabajo excepcional" porque desde que el 14 de marzo, con el estado de alarma en vigor, policías, guardias civiles y soldados "salvaron vidas al impedir que la irresponsabilidad de algunos pudiera acabar perjudicando al conjunto de la sociedad, confinada en un ejercicio de solidaridad para doblegar la curva de transmisión del virus".

 

Robles e Illa observan el trabajo de los rastreadores militares que han llegado en auxilio de las comunidades autónomas ante la carencia de estos profesionales civiles.

 

Las declaraciones del número tres del Gobierno constituyen para estos profesionales "una falta de respeto intolerable y ponen en el centro de la diana de la lucha partidaria a un colectivo de funcionarios de unos 270.000 efectivos".

SUP, AUGC y AUME sostienen en su comunicado que "nadie sobra" en la lucha contra el virus, un reto que asumen "con pleno conocimiento del sacrificio personal que han asumido muchos compañeros durante meses" para, recuerdan, "mantener el orden público, evitar la propagación de la pandemia y dar auxilio a la población más necesitada".

Comenta esta noticia