20 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La violencia 'antifascista' instigada por Iglesias ya provoca graves incidentes

Un contenedor incendiado en una calle de Cádiz

Un contenedor incendiado en una calle de Cádiz

Las algaradas callejeras contra Vox dejan a un estudiante brutalmente apaleado en Vitoria y dos detenidos en Cádiz por provocar disturbios y destrozos callejeros.

"Estoy orgulloso de los que no quieren que vuelvan los fachas", proclamaba a comienzos de esta semana Pablo Iglesias, después de arengar para formar un "frente antifascista" contra Vox. Y su irresponsable llamamiento del líder de Podemos ya comienza a cobrarse los primeros incidentes graves, con algaradas callejeras en Cádiz y un estudiante herido de gravedad tras ser apaleado por unos encampuchados en Vitoria.

 

En la ciudad andaluza, dos hombres han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de desórdenes públicos y atentado contra agentes de la autoridad en el marco de la manifestación contra Vox convocada este martes. En el transcurso de la manifestación varias personas realizaron pintadas en las fachadas de algunas entidades bancarias y cajeros automáticos, así como en algunas tiendas y comercios.

Así, por ejemplo, en la calle Cánovas del Castillo llevaron a cabo una pintada en la fachada de la sede del Partido Popular. Y cruzaron contenedores para interrumpir el tráfico en varias avenidas de la ciudad.

Tras la lectura de un manifiesto en la sede la Junta de Andalucía que daba por concluida la manifestación, varios individuos lanzaron objetos contra la Policía produciéndose una carga policial para disolver a los manifestantes, momento en el que se detuvieron a los dos varones.

Las organizaciones Izquierda Revolucionaria y Sindicato de Estudiantes fueron las convocantes de la marcha, la cual no había sido comunicada a la Subdelegación del Gobierno, con el objetivo de "combatir a la derecha y al fascismo, luchar en las calles y defender una alternativa revolucionaria".

Asimismo, el Colegio de Periodistas de Cádiz ha condenado las agresiones registradas a profesionales de los medios de comunicación durante  de la manifestación. Según ha denunciado la organización, "les han tirado piedras, escupido, les han pintado la ropa, los objetivos de las cámaras, han intentado destruir sus herramientas de trabajo, les han insultado y amenazado".

Curiosamente, el alcalde gaditano, José María González, aliado de Iglesias, expresó también su repulsa y su solidaridad con los informadores.

Agredido po defender la "unidad de España"

Por otra parte, la Ertzaintza investiga una "brutal agresión" a un estudiante de Historia por parte de 15 encapuchados que le identificaron como miembro de una plataforma para defender la unidad de España, según ha informado El Mundo. El agredido necesitó hospitalización y una intervención quirúrgica para arreglarle la nariz y el pómulo.

El suceso ocurrió en las inmediaciones de la Facultad de Letras de la UPV/EHU, en el campus de Vitoria. Una de las compañeras del agredido ha relatado que "cuando salimos de la facultad vimos a un chico con un abrigo azul que nos seguía. En la zona del parque detrás de la biblioteca el chico apareció de nuevo y se plantó delante nuestro, '¿AEDE –una plataforma sin vinculación a ningún partido político y cuya actividad se centra en denunciar en las redes sociales los carteles, pancartas y homenajes a etarras habituales en el campus de Álava–, no?', y le pegó un puñetazo a mi compañero, que cayó al suelo".

"De repente –continúa– aparecieron 15 encapuchados que empezaron a darle patadas a lo bestia, fue muy rápido y sin ninguna posibilidad de defenderse. Le rompieron la nariz y sufrió contusiones en la cabeza y todo el cuerpo. Estaba mareado y llamamos a la ambulancia, que lo trasladó al hospital".

El joven agredido denunció los hechos este martes. La Universidad ha condenado "con absoluta firmeza el ataque" y ha expresado "todo su apoyo y solidaridad a la persona afectada".

 

Comenta esta noticia