30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una fotografía demoledora para su imagen obliga a Pedro Sánchez a tomar medidas

Pedro Sánchez intentará evitar una foto que ha caído como un jarro de agua fría.

Pedro Sánchez intentará evitar una foto que ha caído como un jarro de agua fría.

Un jarro de agua fría en toda regla. Una cosa es una cosa, y seis media docena, claman desde La Moncloa. A la vista está que las tornas van cambiando en plena cuenta atrás a las urnas.



El peaje que pagará Pedro Sánchez a ERC para lograr su apoyo en los Presupuestos pasa por la mesa de negociación con la Generalitat; es su táctica para dar estabilidad a la legislatura. En su columna de La Razón, Antonio Martín Beaumont sostiene que no es nada nuevo por más que "los guionistas" del presidente intenten revestirlo con la pompa de un reecuentro para encarrilar la salida al "conflicto político".

Y ese contexto encajan los 44 puntos que llevó el líder socialista a Quim Torra, entre ellos privilegios en la financiación autonómica o atar la acción de la Justicia por no hablar de la doble ración de inmersión lingüística. Vamos, que por si si alguien lo dudaba, Beaumont recalca que "el presidente hará cuanto sea necesario para salir de su particular atolladero".

Y es que "Sánchez se ha tirado a la piscina vacía esperando que se la llenen cuanto antes" con la colaboración de Oriol Junqueras.

 

Sin embargo, el líder del PSOE debió de llevarse una desagradable sorpresa este lunes al leer los integrantes de la delegación catalana que encabezarán Quim Torra y Pere Aragonés: "De todos los interlocutores, el que mayor sobresalto desató fue el otrora número dos de Junqueras, Josep María Jové, imputado como “arquitecto” del 1-O. Ya lo incorporaron los republicanos al equipo que acordó la investidura con Lastra, Ábalos e Illa". 

Sin embargo, el director de ESdiario, concluye que una cosa es sentar junto a la "vicesecretaria del PSOE “al de la Moleskine” -su libreta plasmaba la hoja de ruta rupturista con España- y otra bien distinta (La Moncloa dixit) hacerlo junto al presidente del Gobierno".

Más allá de que los principios se arrinconen para dar paso al más puro interés partidista, Beaumont se pregunta en voz alta si Sánchez puede permitirse el lujo de esa fotografía. El jarro de agua fría ha sido de tal calibre que su equipo promete moverse para que el foro tenga lugar según los términos preestablecidos. A saber, "solo con miembros de ambos ejecutivos, un formato al que forzó ERC al PSOE si deseaba  su colaboración. Pero a la vista está que las tornas van cambiando bajo la presión del mundo secesionista, en plena cuenta atrás a las urnas". 

Comenta esta noticia
Update CMP