Vox, sin tener representación municipal, ya sobrevuela el pleno de Alicante

Imagen de archivo de un pleno en el Ayuntamiento de Alicante.

Imagen de archivo de un pleno en el Ayuntamiento de Alicante.

La demagogia y el postureo ha entrado este jueves con fuerza en el pleno del Ayuntamiento de Alicante. Todos los grupos políticos han quedado marcados por su “oportunismo” al tender Compromís una trampa en la que han caído PSOE y Guanyar. Los pupilos de Natxo Bellido han propuesto que la ciudad se declare “libre de fascismo, racismo y xenofobia”. Evidentemente, la iniciativa ha sido aprobada por el apoyo de los grupos de izquierda más la tránsfuga y responsable de que en el Ayuntamiento gobierne el PP, Nerea Belmonte.

Sin embargo, ni PP ni Ciudadanos ni el otro tránsfuga, Fernando Sepulcre, han querido suscribir esta declaración. Los ‘populares’ habían introducido una enmienda a la propuesta, una enmienda “razonable” para que esa declaración se ampliara contra los partidos y agrupaciones que “promuevan movimientos independentistas, totalitarios, separatistas y nacionalistas”. Evidentemente, Compromís lo ha rechazado en un claro guiño a los “golpistas catalanes”.

Durante el debate, la edil del PP, Mari Carmen de España, ha acusado a los nacionalistas de “sólo condenar a una parte en alusión a los movimientos de extrema izquierda. Los extremos no son buenos. El PP condena todo lo que atente contra cualquier libertad, venga de donde venga”, ha dicho la edil.

Por otro lado, Ciudadanos se ha mostrado muy preocupado por el auge tanto de la extrema derecha como de la izquierda, porque no único que hacen es dividir a la sociedad.

La cuestión es que ha quedado evidenciado las dos visiones tan diferentes que se tienen desde las formaciones que forman el pleno. Todos están en contra de los movimientos como el fascismo o la xenofobia, siempre y cuando procedan de la extrema derecha. Sin embargo, si estos posicionamientos provienen de formaciones como el partido ultranacionalista flamenco o de formaciones “golpistas” de Cataluña, se prefiere mirar hacia otro lado. Un grave error de la izquierda.

Es lógico, teniendo en cuenta su manera de actuar, que Compromís se alíe con todo el movimiento separatista, pero canta mucho que un partido como el PSOE se deje llevar a un terreno que no le conviene, puesto que una parte importante de su electorado rechaza esta clase de movimientos excluyentes.

Lo que refleja esta iniciativa de Compromís, que podía haber sido completada con la enmienda de los ‘populares’, es que el partido de Santiago Abascal está poniendo muy nerviosos a todos, incluso sin tener ni representación municipal, ni candidato, ni infraestructura en Alicante. Pero a este paso, los nacionalismos extremos y la izquierda “despistada y sectaria” volverá a hacer posible que la extrema derecha tenga también representación en el Ayuntamiento de Alicante. Y es que no aprenden que lo mejor es no mentar a la bicha. En fin...al tiempo.

Comenta esta noticia
Update CMP