16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ganan fuerza los rumores sobre los verdaderos motivos de la espantada de Zidane

De la fase de negación, a la fase de aceptación... y después todo el mundo se ha empezado a hacer preguntas. Pocos se terminan de creer las razones oficiales que aportó el francés para irse.

Totalmente imprevisto. En medio de la moción de censura este jueves el Real Madrid anunciaba una rueda de prensa de Zinedine Zidane y apenas cinco días después de ganar la Champions, el entrenador blanco anunciaba de manera inesperada que lo deja.

Las razones oficiales son que Zidane, muy gentleman, prefería dejar el equipo porque ya no se ve con fuerzas para seguir ganando y que cómo quiere lo mejor para el Real Madrid prefería irse que perjudicar al club. El francés optó por marcharse en lo más alto, algo que hacen muy pocos, y que le ha valido muy buenas críticas.

Pero más allá de la versión idílica de su inesperada marcha, como no podía ser de otra forma, han comenzado a surgir rumores sobre los verdaderos motivos de Zidane para dejarlo justo después de ganar una Champions.

En los mentideros deportivos se especula, por ejemplo, con que el francés estaba harto de Cristiano Ronaldo y de Gareth Bale, por ejemplo, y que para continuar veía necesario hacer una "limpieza" que no parecía compatible con los planes de futuro de Florentino Pérez.

Según señala AS, a Zidane no le sorprendieron los ultimátum de uno y otro al terminar la final de Kiev. Ya estaba al tanto de sus posturas, uno porque no se siente suficientemente valorado, otro por sus suplencias. Amén de las amenazas de Cristiano para "negociar" su contrato, al francés no le apetecía soportar la presión de tener que poner a Bale de titular cuando el galés diga o cuando Florentino desearía.

Además, a pesar de su buena relación con Pérez, se avecinaban problemas por la planificación que Florentino estaba configurando sin la aprobación de Zidane: no le gustó ni que se hablara de Kepa a mitad de temporada para suplir a Keylor, ni que salieran nombres de delanteros como el de Lewandowski cuando hubo debate con Benzema, por no hablar del eterno caso Neymar: "Yo no lo he pedido", llegó a decir cuando el presidente blanco dejó la puerta abierta al brasileño.

Según El País, otro motivo determinante para que tomara su decisión, fue el "desdén" de la plantilla por el "día a día". Le resultaba frustrante no verse capaz de que su discurso calara como lo había hecho la temporada anterior, aunque no se ganaran ni la Liga ni la Copa esperaba que al menos su equipo hubiera competido, mostrado colmillo. A Zidane le molestó mucho que su plantilla despreciara las demás competiciones para centrarse solo en Champions y que encima, después de ganarla, "algunos torcieran el morro". 

El entrenador francés vio que el equipo necesitaba una "cirugía" para seguir adelante que seguramente no le fuera a ser permitida.

 

Comenta esta noticia
Update CMP