19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Derrota histórica y vergonzante del Barcelona en la maldita Champions de Lisboa

Uno de los goles del Bayern ante el Barcelona.

Uno de los goles del Bayern ante el Barcelona.

No ha sido una derrota cualquiera, sino una histórica y vergonzante. El Barcelona, eliminado de la Champions en cuartos después de ser humillado por el Bayern (8-2)

Nadie olvidará la Champions de Lisboa. Por múltiples motivos. Pero los que tardarán mucho en despertar de la pesadilla serán los aficionados del Barcelona, que acaban de vivir la vergüenza deportiva más amplia de la historia culé. Y eso es mucho decir. El Bayern ha goleado 8-2 al Barça y jugará las semifinales de la Champions más extraña de la historia

Si lo del Real Madrid del pasado viernes fue tomado como un fracaso por parte de gran parte de la afición blanca y la derrota del Atleti ante el inexperto Leipzig, tres cuartos de lo mismo; lo de esta noche en Lisboa ha sido surrealista. 

Pocas veces un equipo ha aparecido tan sumamente superior a otro como lo que acaba de demostrar el Bayern ante un Barcelona destrozado, tanto físicamente, pero sobre todo a nivel emocional. El equipo bávaro se presentaba en los cuartos de final como claro favorito pero, sobre todo, por la irregularidad de un Barça al que ni siquiera Messi, menos luminoso que de costumbre, podía sostener. Pero como con el argentino nunca se sabe, los azulgrana mantenían alguna opción. 

Y el encuentro comenzó como un caótico espectáculo de fútbol ofensivo y lleno de errores. Y en ese momento, el Barcelona pudo hacer cierta sombra, pero el espejismo acabó a los 20 minutos. 

Se veía venir y los peores nubarrones descargaron un diluvio nunca visto antes. El encuentro llegó 1-4 al descanso y la segunda parte lo único que hizo fue corroborar el ridículo. 

La segunda parte fue un paseo militar y los goles fueron cayendo uno tras otro, incluidos los dos últimos de Coutinho, jugador propiedad del Barcelona, en las filas del equipo bávaro. 

Se avecinan tiempos de cambios profundos en el club culé. Con Setién, por supuesto, amortizado, el partido debería significar el fin del ciclo más mágico de la historia del Barcelona. Ya ni Messi parece tener seguro su sitio en el Barça del futuro, posiblemente porque ni el mejor jugador del mundo quiera seguir en un equipo al que acaban de echar de Europa con semejante ridículo. 

Piqué abre la puerta a su salida

En las declaraciones posteriores al partido, Gerard Piqué no ha querido poner ninguna excusa ni ningún paño caliente a la humillante derrota sufrido. Ha reconocido que el equipo "ha tocado fondo" y se postuló para salir del equipo si con eso llegaba sangre nueva y se cambiaba la dinámica. 

 

Comenta esta noticia