04 de junio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sálvame rescata a su colaboradora más "mentirosa" y la rompe en el primer asalto

Cristina Soria y María Jesús Ruiz en "La pequeña Ruizeñora".

Cristina Soria y María Jesús Ruiz en "La pequeña Ruizeñora".

Ni contigo ni sin ti. Ese parece ser el lema de la vieja conocida del programa del corazón de Mediaset que, a pesar de lo mal que lo ha pasado allí, ha vuelto y se ha derrumbado a la primera

Mucho tiempo después de pegar la espantada, María Jesús Ruiz volvió a Sálvame este martes y lo hizo por la puerta grande: con sección propia.

A saber, La pequeña Ruizeñora será un espacio en el que María Jesús se caracterizará, bailará y cantará en directo... Pero claro, no todo iba a ser tan bonito y también tendrá que someterse a sesiones con Cristina Soria. Sin ir más lejos, este martes se sometió a la primera y terminó llorando a lágrima tendida.

Cómo símbolo de la vida mediática de la exmiss España, se vieron en un teatro, y María Jesús recordando las agrias polémicas y críticas que recibió de sus compañeros en el pasado terminó derrumbándose: "No soy ese bicho que dicen, no quiero hacerlo".

Así, llorando, se escondió tras el telón y Cristina Soria acudió para calmarla: “No quiero que digan que soy una interesada, he sufrido tanto y lo he pasado tan mal en Sálvame que no lo he superado, le tengo miedo”.

Soria le aconsejó que no podemos controlar lo que nos critican, pero sí el modo en que nos afecta y, más tranquila, María Jesús regresaba: “Intento con mostrar que me quedo con lo bueno, que no me afectan las cosas pero no es así”.

Ya en plató, explicó que quiere trabajar en el medio, pero no a costa de su vida. Confesó que aún no ha superado lo que vivió en Sálvame y recordo el peor día cuando, pillada en una foto con Gil Silgado, intentó salir de una mentira con otra: "No todo el mundo está orgulloso de todo lo que ha hecho en su vida".

Pero, para Kiko Matamoros, su problema es otro. En su opinión, su pasado televisivo le resta credibilidad, algo que María Jesús está dispuesta a solucionar: "Sí, puede ser. Me la tendré que ganar".

Comenta esta noticia