07 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La primera bofetada a Kichi en las urnas pone a tiritar a Carmena y Colau

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi, este domingo votando en las elecciones andaluzas.

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi, este domingo votando en las elecciones andaluzas.

En Cádiz, bastión del alcalde podemita, los de Iglesias y Garzón han perdido casi 50.000 votos. La caótica gestión y la demagogia de Podemos con las fragatas saudíes han pasado factura.

Cierto es que los expertos demóscopicos suelen alertar del riesgo de extrapolar los resultados de elecciones de distinto ámbito geográfico: por ejemplo, entre unas municipales y autonómicas, y unas generales. Pero las tendencias suelen, en la mayoría de los casos, confirmarse.

Y las elecciones andaluzas de este pasado domingo ha sido el primer test serio para Podemos, allá donde gobierna. Es decir, para sus llamados alcaldes del cambio. Y este primer examen va a hacer reflexionar a Pablo Iglesias y dos de sus referentes internos: las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau.

El protagonista del test en cuestión ha sido el primer regidor de Cádiz, José María González Kichi, uno de los líderes de la corriente Anticapitalista y, a la sazón, pareja de la candidata a la Presidencia de la Junta por Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez.

Y Kichi ha recibido en la provincia de Cádiz su primer aviso en las urnas, una bofetada significativa a modo de advertencia de sus votantes.

Y como los números son incontestables, aquí estan las cifras del alcalde podemita. En las pasadas elecciones andaluzas, en Cádiz -bastión político de Kichi y de Teresa Rodríguez-, Podemos obtuvo 107.141 votos y 3 escaños en el Parlamento andaluz. En aquella ocasión los morados acudieron a las urnas en solitario. Su socio de este domingo, Izquierda Unida, sumó por su parte 37.968 papeletas y un escaño.

En la primera reválida, en este 2-D ya histórico, Podemos e IU juntos, bajo la marca Adelante Andalucía, apenas han obtenido 97.647 votos, perdiendo un escaño respecto a 2015. Es decir, se han dejado casi 50.000 votantes.

Sin duda, la caótica y sectaria gestión de Kichi en la capital de la provincia y la demagogia de Pablo Iglesias y su dirección nacional respecto al contrato de las fragatas de Arabia Saudí en los astilleros gaditanos de Navantia le han pasado factura a Iglesias en la cara de su, por otra parte, enemigo interno. Kichi ya sabe lo que se juega en mayo del próximo año.

Comenta esta noticia
Update CMP