24 de febrero de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

En Telecinco le hacen la zancadilla a la Campos y la dejan sin programa

María Teresa Campos y la mano negra

María Teresa Campos y la mano negra

El pasado siempre vuelve. Es lo que parece le está ocurriendo a la Campos, a quien persigue el fantasma de Antena 3 y le fastidia el presente en Telecinco. ¿Quién le mueve la silla?

La fábrica de la tele apostó por María Teresa Campos para que ejerciera como Defensora de la audiencia en Sálvame. En el espacio se daba voz a los espectadores para subieran al cielo o bajaran al infierno a los colaboradores. La verdad es que la periodista lo hacía muy bien pues está muy bregada en eso de rebajar tensiones debido a los años que ha moderado tertulias políticas.

Para el recuerdo quedan aquellas entradas triunfales de la comunicadora en plató donde era recibida con grandes aplausos. Entonces vivía un momento dulce. Su ¡QTTF! funcionaba y pocos eran los artistas que se resistían a ir al espacio. Sin embargo, alguien  decidió que era hora de echar al cierre al espacio dedicado al revival. Y entonces Teresa lloró, lloró mucho porque no entendía la decisión. Fue entonces cuando tomó conciencia de que nada volvería a ser como antes.

Como buena luchadora, Teresa sabe que en la guerra hay errores que se pagan caro porque no se perdonan. La sombra de su paso por Antena 3 todavía le persigue. Es un asunto del que no quiere ni hablar. Sin embargo, no es tonta y sabe que juega en su contra en el presente. De ser una mujer muy protegida dado su peso en los medios, la comunicadora ha visto lo duro que es ser una más y que hablen de ti sin anestesia cuando las cámaras están encendidas.

Teresa no quería que Bigote participara en Supervivientes porque eso la pondría en una situación muy complicada. Intentó convencerlo pero no hubo manera. El humorista hacía tiempo que tenía claro que se enrolaba en la aventura. Y mientras Arrocet estaba en Honduras, la Campos vivió un serio revés físico. Le sobrevino un ictus y se temió lo peor. Familiares y amigos pasaron en vilo cuarenta y ocho horas hasta que recibieron la grata noticia de que todo estaba bien.

Y una vez recuperada, la Campos firmó contrato con Telecinco. Aquello supuso una buena inyección de moral porque pensó conllevaría programa de televisión propio. El mismo se ha anunciado en diferentes ocasiones pero siempre se ha desmentido. Así las cosas, no le quedó otra que participar en Las Campos, un reality donde ella y sus hijas muestran retazos de su vida.

La segunda temporada del show de mamá Campos y sus niñas no están funcionando a nivel de audiencia. Para remontar, los responsables del programa han pedido la participación de Bigote. El equipo se traslada a Chile y está previsto que Arrocet haga de cicerone de Las Campos. Todavía está por definir el rumbo del capítulo. Mientras que a él le gustaría que los espectadores conocieran su faceta profesional allí, centrada en los negocios, los responsables quieren dar un giro más íntimo  y personal donde no faltarán las visitas a familiares.

Y mientras Teresa estaba entretenida con la grabación del reality, en los despacho se cocía un plato con sabor amargo. En Sálvame han recuperado la figura del Defensor de la audiencia pero han apostado por Carlos Lozano, que sabe bien lo que el programa demanda de él y ha repartido estopa entre los colaboradores en su primera intervención.

Aunque pueda parecer lo contrario, María Teresa es una mujer muy sensible a la que le cuesta encajar los reveses. De ahí que sus hijas tengan que explicarle las cosas de tal manera que no le afecten al punto de alterarla. Es vital que esté tranquila para seguir con las pautas médicas que el neurólogo le ha prescrito. Carmen y Terelu van a necesitar de toda su diplomacia para comunicarle que en Sálvame no hay lugar para ella como Defensora de la audiencia. ¿Es la vida un boomerang donde todo lo que va, viene?

Comenta esta noticia
Update CMP