21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez hace suyo el acuerdo PSE-PNV y declara de nuevo la guerra a Susana

Idoia Mendía y Pedro Sánchez en un acto de la campaña de las elecciones vascas del 25-S

Idoia Mendía y Pedro Sánchez en un acto de la campaña de las elecciones vascas del 25-S

El PSOE comienza a parecerse a un dominó. Primero fueron los socialistas catalanes, ahora toca el turno a los vascos. El exsecretario general se anota una inesperada victoria.

El acuerdo de gobernabilidad alcanzado entre el PSE y el PNV se ha convertido en la última arma en la reactivada guerra entre los pedristas y la gestora. Una guerra que se ha avivado este fin de semana y que ha descolocado a Ferraz que, por si fuera poco, no tiene previsto reunir a la dirección provisional del partido en toda la semana que comienza. "No sabemos qué han firmado", aseguran fuentes socialistas próximas a la dirección que preside Javier Fernández.

Pero ha sido recibido como un mal síntoma el hecho de que Pedro Sánchez haya hecho suyo el acuerdo negociado por su leal secretaria general del PSE, Idoia Mendía. Este mismo lunes, de nuevo a través de Twitter, el exlíder socialista se ha felicitado por el acuerdo con los nacionalistas vascos.

Una satisfacción que contrasta con la sorprendente reacción de la gestora socialista tras conocer el principio de acuerdo entre Mendía e Iñigo Urkullu:

La gestora reconoce desconocer la literalidad de lo firmado entre el PSE y el PNV.  Y es que, sorprendentemente, tras el Comité Federal del 1 de octubre en el que dimitió Pedro Sánchez, los barones no incluyeron en la gestora a ningún representante de los socialistas vascos.

Cierto es que Javier Fernández ofreció uno de esos puestos a Patxi López pero este lo rechazó apelando a su lealtad al secretario general dimitido. La líder del PSE rehusó entonces cubrir la vacante con otro dirigente de su partido. Se da la circunstancia añadida de que la federación vasca es mayoritariamente leal, sin fisuras, a Sánchez.

Especialmente significativa ha sido la reacción en las redes sociales de una de las integrantes de la ejecutiva de Sánchez, una de sus más próximas colaboradoras, Adriana Lastra, contra los barones afines a la presidenta andaluza:

Las fuentes consultadas por ESdiario entre los susanistas alertan del riesgo de que el PSE acabe dando cobertura política e institucional a algunas de las demandas históricas del PNV. Recuerdan que tanto en su programa electoral como durante la negociación con el PSE, los de Urkullu han puesto sobre la mesa el reforzamiento del autogobierno, el derecho a decidir y el término "nación" para definir al País Vasco.

En las últimas horas, Mendía ha conversado telefónicamente con Javier Fernández para confirmarle que en el texto aparece el término "nación" pero que esto no presupone que el País Vasco pretenda constituirse en un estado propio.

En concreto, en el acuerdo suscrito por ambas formaciones, se admite que se pueda debatir en el seno de una ponencia de autogobierno cuestiones como "el reconocimiento de Euskadi como nación", el derecho a decidir "y su ejercicio pactado en un marco de negociación y acuerdo" dentro de la legalidad.

Y todo esto le llega a la gestora sin haber cerrado su guerra con el PSC. El PSE es el nuevo quebradero de cabeza para Susana Díaz. Y sin la complicidad del socialismo vasco -así ha sido al menos históricamente- es imposible alcanzar el liderazgo del PSOE.

Comenta esta noticia
Update CMP