08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cospedal rompe su silencio de meses con una amarga reflexión sobre la política

La exsecretaria general del Partido Popular asegura que nunca volverá a la política y niega que tuviera rivalidad alguna con la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Fue el pasado mes de noviembre cuando, presionada por los audios del comisario Villarejo -actualmente en prisión- de los que se deducía que este último había proporcionado a su marido, Ignacio López del Hierro, información sensible sobre el caso Gürtel, decidió dar un paso atrás y abandonar la política activa. María Dolores de Cospedal, que fue la secretaria general del Partido Popular durante la era Rajoy y que intentó, sin éxito, presidirlo compitiendo en el congreso que ganó Pablo Casado, hizo mutis por el foro y volvió a su puesto de abogada del Estado en el Tribunal Supremo. Desde entonces no había vuelto a hablar, pese a que la actualidad política del último año ha sido una auténtica montaña rusa, también en su propia formación.

Ahora, Cospedal ha roto su silencio, de la mano de Yo Dona, con una entrevista a calzón quitado, descarnada y con reflexiones muy amargas sobre su pasada condición de una de las mujeres más poderosas de España. Ya no lo es, pero ha recuperado tiempo para su familia, sus amigos y, sobre, todo, para sí misma.

La exnúmero dos del PP con Rajoy deja claro que no echa de menos la política en primera línea y lo argumenta del siguiente modo: “Cuando decidí que quería ser parte de un proyecto nunca pensé que la política se acabaría transformando en algunas ocasiones en una especie de máquina de destrozar seres humanos, en una trituradora. No debe ser eso. Es malo, porque la gente válida y con vocación no quiere entrar en política”.

Así, María Dolores de Cospedal confiesa que la han hecho “daño” y que sus rivales políticos-incluso dentro del propio PP- buscaron su “muerte civil”. Sobre todo a raíz del caso Gürtel en el que,  por cierto, se ha sentido reivindicada en los últimos días, tras la sentencia de un juzgado de Madrid que ha absuelto al Partido Popular de la destrucción de los ordenadores del extesorero de la formación, Luis Bárcenas. Ella, que ni siquiera fue investigada por el caso, sostiene que "por fin la justicia ha dejado clara otra gran mentira, han sido seis años. El tiempo pone a cada uno en su sitio pero no devuelve el daño causado, ni los ultrajes ni las acusaciones falsas".

 

Su presunta rivalidad con Sáenz de Santamaría

La exsecretaria general del PP también ha contestado a la eterna pregunta de marras sobre su relación con la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Cospedal cree que si hubiesen sido hombres no se habría escrito sobre esa presunta rivalidad. En cualquier caso, afirma que con la exnúmero dos de los gobiernos de Rajoy no tuvo “ni mejor ni peor relación” que con otros miembros del PP. “Es parte del mito de que las mujeres somos nuestras peores enemigas”, afirma.

 

Mensaje a la nueva dirección

Cospedal también ha hablado en la entrevista a Yo Dona sobre el PP de Pablo Casado, donde parece haber una pulsión por pasar página de todo el pasado anterior al verano de 2018. La exnúmero dos del partido, que considera que el gran reto que tiene por delante casado es “reunificar el centro-derecha”, es categórica sobre los resultados electorales que cosechó el partido en las elecciones del pasado 28 de abril, en las que los populares se dejaron la mitad de los escaños logrados en 2016: “Recibieron una herencia con el doble de escaños. Cuando uno acepta una responsabilidad, lo hace con su historia y su presente. El PP no ha nacido hace un año, sino hace 40. Si sigues en un proyecto político en el que crees, tienes que corregir lo malo, pero también defender lo bueno. Lo que no vale es que todo lo malo sea lo heredado y que lo bueno me lo haya inventado yo".

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP