21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La ministra más temida en la España rural vuelve a hacer de las suyas

La ministra Ribera durante su intervención.

La ministra Ribera durante su intervención.

Teresa Ribera, titular de la cartera para la Transición Ecológica y experta en generar polémicas, ya sea sobre el diésel o la caza, hizo nuevos 'amigos' en un acto en la capital.

Teresa Ribera es ministra para la Transición Ecológica y experta en meter los pies en un charco cuando hay un cable pelado. Se enfrentó al sector del diésel español con unas irresponsables declaraciones (ahora dice que es una reflexión que se hace en toda Europa) y afirmó que ella prohibiría la caza como así está empezando a ocurrir por ejemplo en Castilla y León.

Más que ministra parece una activista, quizá sea porque nació en 1969 o porque su trayectoria curricular es la que es. Para que no haya dudas llegó a afirmar que de cara a la manifestación del próximo viernes por el cambio climático todos los escolares acudan pues hay cosas, y son palabras textuales, que se reflexionan mejor en la calle que las aulas. 

La presentó Francisca Sauquillo, eurodiputada durante 10 años y actual presidenta del Movimiento por la Paz, pues era amiga de sus padres y la conoce desde la cuna. Tanto que nos habló de ella con una familiaridad que la ministra agradeció a Paquita, como así la llamó en varias ocasiones. 

De lo mollar, una miembra más de este Ejecutivo. Planteando muchas incógnitas y ofreciendo soluciones exóticas. Habló del bochornoso cierra de Garoña para justificar que cuantas menos nucleares mejor. Eso sí, con planes de subvenciones para las comarcas afectadas, pues de algo tienen que vivir.

Habla de despoblación rural pero ataca a uno de sus principales sustentos y argumenta que hay que ayudar con la pobreza energética obviando que todo lo que no paguen unos, se tendrá que repercutir sobre el resto de usuarios. Prueba palmaria de su falta de profundidad es que confirma que al suspenderse este mes la prórroga del impuesto energético empezaremos a pagar más, por la luz pues la energía no la dan los árboles

Se emociona mucho con la niña sueca de 12 años que clama contra el cambio climático pero olvida la responsabilidad que debe tener una ministra de una potencia occidental midiendo mucho sus palabras.

En fin, entre el público pudimos ver a Ángeles Santamaría, CEO de Iberdrola, para que luego digan que no hay mujeres empoderadas en empresas de peso. La próxima vez entre bollo y bollo le pregunto qué opina ella de las cuotas o si está en ese puesto porque es mujer obviando su carrera profesional.

No se pueden llegar a imaginar la cara que ponía Eduardo Montes, expresidente de Unesa, ante alguna de las afirmaciones de la ministra. Supongo que llegó a tal punto que decidió irse a medio desayuno, a pesar de la abundancia de apple strudel, al haber alcanzado su límite de tolerancia.

También vimos a Purificación Causapié, del PSOE, que no sabía dónde sentarse ni en el evento de Europa Press, ni cuál es su lugar en el partido. Meritxell Batet y María Jesús Montero respaldaban con su presencia a su compañera de Gabinete mientras que Marcos Peña, presidente del CES, y José María Marín, presidente de la CNMC, tengo la sospecha de que acuden a estos eventos a desayunar por la pata, que diría un castizo. 

Comenta esta noticia
Update CMP