23 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guaidó admite que el 'golpe' no marcha bien pero no piensa "sentarse con Maduro"

El presidente de la Asamblea Nacional reconoce que el plan para derrocar al régimen no ha funcionado como esperaba por falta de apoyo de los militares y no descarta la "cooperación" de EEUU.

No ha salido todo como esperaba pero no pierde la esperanza de que termine saliendo adelante. El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, ha reconocido los errores cometidos esta semana al esperar que más militares apoyasen la denominada Operación Libertad, con la que espera lograr el "cese definitivo" de la "usurpación" del régimen de Nicolás Maduro.

En una entrevista concedida al diario The Washington Post, Guaidó ha admitido que esperaba que al producirse una oleada de deserciones dentro del Ejército, Maduro dimitiese. Sin embargo, el llamamiento de Guaidó para que los militares se "sumasen al proceso de cambio" no produjo deserciones masivas.

 

Tal vez necesitemos más soldados o, tal vez, necesitamos que más altos cargos del régimen estén dispuestos a respaldar la Constitución", ha señalado en esta entrevista.

Tras ser preguntado sobre qué haría en caso de que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, le ofreciese una intervención en Venezuela, Guaidó ha respondido que le diría lo siguiente: "Querido amigo, John Bolton, gracias por toda la ayuda que ha brindado a esta causa. Gracias por la opción, la evaluaremos y probablemente la consideraremos en el Parlamento para resolver esta crisis. Y si es necesario, tal vez la aprobemos".

Con respecto a esto, Guaidó ha hablado sobre una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, en el marco de la última escalada de tensión en la nación caribeña. "Estamos evaluando todas las opciones. Es bueno saber que aliados importantes como Estados Unidos también están evaluando estas opciones. Eso nos da la tranquilidad de que si necesitamos cooperación, sepamos que vamos a poder encontrarla".

"Sentarse con Maduro no es una opción", ha sentenciado tras de ser preguntado sobre si existía la alternativa de una mesa de negociación entre ambas partes. "Eso ocurrió en 2014, en 2016, en 2017... El fin de la usurpación es una condición previa para cualquier diálogo posible", ha añadido. Además considera que Maduro no ha ordenado su arresto por que "tiene miedo".

 

Comenta esta noticia
Update CMP