23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PSOE exige suspender el 12J en Galicia pero no en el País Vasco que está peor

El candidato del PSdeG junto al ministro Salvador Illa.

El candidato del PSdeG junto al ministro Salvador Illa.

Los rebrotes en la comarca lucense de La Mariña y en la localidad guipuzcoana de Ordizia están protagonizando la recta final de la campaña, con un papel estelar de los socialistas.

Íñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo no quisieron posponer hasta el otoño las elecciones suspendidas en abril para, precisamente, evitar que pudieran coincidir con un rebrote del coronavirus tras el verano. E irónicamente ha sucedido que en ambas comunidades se han registrado sendos, que añaden incertidumbre a unas cifras de participación que ya se preveían bajas. De no más del 58% en ninguno de los dos casos.

 

En Ordizia, Guipúzcoa, hay 48 contagiados de una población de algo más de 10.000 habitantes. En la comarca lucense de La Mariña, donde habitan 70.000, son 144 los positivos por Covid-19. Ello quiere decir que la incidencia es el doble en la primera (0,48%) que en la segunda (0,20%). 

Aun así, los socialistas han alzado la voz para pedir la suspensión de las elecciones en Galicia mientras en el País Vasco llaman a la participación. Un contrasentido que solo tiene una explicación: para el PSdeG y para la oposición de Núñez Feijóo en general pintan bastos, así que cualquier cosa que les sirva para ganar tiempo bienvenida sea. 

De hecho, pese a que la Junta Electoral de Galicia y el comité de expertos de la Xunta han avalado que se pueda votar el domingo, este jueves una decena de alcaldes de La Mariña pertenecientes al PSdeG y al BNG elevaron su envite a Núñez Feijóo y exigieron por carta a la Consejería de Sanidad y al Ministerio que se suspendan las elecciones. 

Es, según ellos, "la única manera de garantizar una participación en los comicios gallegos en libertad e igualdad para todas las personas electoras".

Detrás de esos alcaldes están los candidatos del PSdeG y del BNG, Gonzalo Caballero y Ana Pontón. En las últimas horas ambos han acusado al presidente regional y candidato del PP de "perder el sentido común y el respeto a Galicia" con tal de no suspender el 12-J, en palabras del socialista. Y directamente de ocultar la gravedad del rebrote, en las de la líder de los nacionalistas. "No puede repetirse un Prestige o una crisis de las vacas locas", ha llegado a comparar Pontón

Idoia Mendia junto al ministro José Luis Ábalos. 

 

Lo curioso es que mientras los socialistas enarbolan la bandera de la salud pública en Galicia -pese al criterio de los expertos-, en el País Vasco Idoia Mendia no habla de la posibilidad de suspender las elecciones ni remotamente. Y eso que el foco de Ordizia está más activo que el de la comarca lucense y que su alcalde, de Bildu, ha pedido que el domingo no abran los colegios electorales de la localidad.

Es más. Este mismo jueves la candidata del PSE llamó a la participación masiva, a que "ningún progresista se deje vencer por la pereza" el día 12. Tiene que ver con que los socialistas en el País Vascos son socios de gobierno del PNV, que fue el que negoció con Pedro Sánchez que pudieran convocarse las elecciones en ambas comunidades en julio. Eso y que, dentro de sus limitaciones, el PSE tiene unas perspectivas mejores que las de sus colegas del PSdeG

Comenta esta noticia