Alicante, a pesar de los esfuerzos de Barcala, la ciudad más sucia de España

El alcalde Luis Barcala junto al edil de Limpieza Israel Cortés.

El alcalde Luis Barcala junto al edil de Limpieza Israel Cortés.

Y es que los servicios públicos municipales en Alicante satisfacen a un 59 por ciento de ciudadanos, un 11% más respecto al año pasado, pero aún por debajo de la media española -que se sitúa en un 64% de satisfechos-. Así lo refleja el II Barómetro de Satisfacción de los Servicios Públicos impulsado por el Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR).

La encuesta revela que los servicios que muestran un mayor ascenso en valoración son el agua y el transporte público, con incrementos del 11% y el 8% respectivamente, y ambos con un 71% de encuestados satisfechos.

Los resultados de esta segunda edición del barómetro son fruto de una encuesta anual -realizada a 5.137 personas- que busca reflejar la opinión de los servicios públicos municipales de los ciudadanos de las 30 ciudades más pobladas del país: Madrid, Barcelona, València, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Alcalá de Henares, Alicante, Badalona, Bilbao, Cartagena, Córdoba, A Coruña, Elche, Gijón, Granada, l'Hospitalet de Llobregat, Jerez de la Frontera, Móstoles, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Pamplona, Sabadell, Santa Cruz de Tenerife, Terrassa, Valladolid, Vigo y Vitoria.

Alicante se sitúa en el puesto 21 en el ranking de ciudades que mejoran su valoración -en 2017 ocupó el antepenúltimo puesto- gracias al suministro de agua y al transporte, que son los servicios mejor valorados, ambos con un índice de satisfacción del 71% -por encima de la media nacional-.

En el caso del suministro de agua, los aspectos más apreciados del servicio son la gestión operativa -ausencia de cortes, presión-, con un 66% de satisfechos; la factura que emite la empresa que presenta el servicio, con el 45% de satisfacción; y la atención al cliente, con un 41%.

En cuanto al transporte público, se valoran especialmente el estado y conservación de los vehículos -86%-, la comodidad con el 76% de satisfacción y, con un 67%, el acceso de los barrios al servicio.

Los alicantinos colocan en tercer puesto la recogida de basuras y residuos, con un 56% de aceptación, una cifra muy por debajo de la media nacional -65% de satisfechos-. Sus aspectos más valorados son la frecuencia de la recogida, con el 70% de aceptación; los equipos para la prestación del servicio -camiones, etc.-, con un 56%, y el servicio de contenedores para la recogida selectiva, con un 54%.

Los alicantinos valoran -aunque ninguna prestación consigue llegar al "aprobado"-, la calidad de las instalaciones en los parques y espacios públicos

Respecto al cuidado de parques, jardines y espacios públicos, esta prestación ha conseguido un 51% de satisfacción frente al 47% del barómetro de 2017.

Los alicantinos valoran -aunque ninguna prestación consigue llegar al "aprobado"-, la calidad de las instalaciones en los parques y espacios públicos, con un 46% de aceptación; el cuidado de las zonas verdes, que recibe un 45% y el equipamiento de las instalaciones para distintas edades, con un 40%.

Limpieza viaria, lo peor

Por su parte, la limpieza viaria es el servicio peor valorado -28% de satisfacción- lo que convierte a Alicante en la segunda ciudad con peor valoración en este servicio, solo por detrás de Jerez de la Frontera -con un 27% de satisfacción-.

Los alicantinos reprueban especialmente la limpieza de excrementos animales -87% de insatisfacción-. También cuentan con índices elevados de insatisfacción la limpieza de aceras y calles -75%- y la frecuencia con la que se llevan a cabo estas labores -68%-.

El director general de OSUR, Ramiro Aurín, asegura que el suministro de agua y el transporte público de Alicante "han dado un paso adelante durante el último año, para situarse, según los alicantinos, entre los mejores".

Sin embargo, también señala que los alicantinos están "muy molestos con el mal funcionamiento del servicio de limpieza viaria, uno de los peor valorados del país, con un 70% de usuarios insatisfechos".

"También se sitúan por debajo de la media española el servicio de recogida de basuras y el mantenimiento de parques y jardines, aspectos que deberían mejorar para llevar a la ciudad a ser más competitiva en el área mediterránea", indica Aurín.

Cuestión de Estado de la ciudad

El PP sabe perfectamente que es la asignatura pendiente de la ciudad, y de este deterioro se ha culpado al anterior tripartito, que ha sido criticado reiteradamente por los populares por el abandono y suciedad a la que ha llegado Alicante. Ahora Luis Barcala lleva poco tiempo de el Gobierno municipal, pero su apuesta es clara: "Hay que mejorar la limpieza de la ciudad, y los vecinos ya nos indican que ha habido una mejoría en estos meses". Eso sí, paralelamente a la dotación de más servicio, también es necesaria una política de concienciación para que los alicantinos cuiden más su entorno, porque es obvio que esta urbe no es un ejemplo de buen comportamiento ciudadano en esta materia de limpieza.

Pacto por la limpieza

A esta noticia también han reaccionado Ciudadanos, Compromís y Guanyar. La formación nacionalista ha manifestado que el grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento de Alicante ha incidido en la necesidad de un "gran pacto por la limpieza", tras mostrar su "preocupación" ante la noticia de que Alicante es la ciudad "más sucia de España". Para solucionarlo, ha asegurado que es "cuestión de ponerse a trabajar". Así se ha manifestado la concejala Sonia Tirado, que ha mostrado su "preocupación" ante la noticia que tanto desprestigia a la ciudad.

Bochornoso

Por otro lado, el portavoz adjunto del grupo municipal de Ciudadanos (Cs), Antonio Manresa, ha calificado de "bochorno encabezar el ranking de las ciudades más sucias de España cuando estamos pagando 35 millones de euros al año por el servicio de limpieza urbana".

Cs ha reclamado a Luis Barcala, "que dé explicaciones urgentes y convoque ya la Comisión de Limpieza como ya le hemos pedido hoy mismo a través del Registro". El portavoz adjunto de la formación ha anunciado que además elevará este asunto al pleno "para abrir un debate en profundidad que depure responsabilidades y permita aportar soluciones realmente constructivas que logren mejorar la imagen y la salubridad de la ciudad".

Manresa ha lamentado que, en cuatro meses, el concejal Israel Cortés "no haya logrado cambiar las cosas, a pesar de que decía que tenía la solución para este asunto, pero vemos que se le escapa de las manos".

Como ejemplos, ha mencionado la situación en el cementerio y El Porquet "y las numerosas quejas de los demás barrios que insisten en que la limpieza viaria no sólo debe ser esmerada en el centro, sino en toda la ciudad. Las operaciones de estética en limpieza viaria no arreglan los problemas evidentes de suciedad".

Por contra, Guanyar ha afirmado que "la próxima legislatura acaba el contrato y se abre una posibilidad para una mejora sustancial de un servicio que desde Guanyar y Esquerra Unida defendemos que se municipalice una vez cancelado el plan de ajuste mediante una empresa municipal de servicios", ha indicado Pavón, para quien la empresa privada "ya ha dado muestras más que suficientes de su ineptitud para mejorar la limpieza de la ciudad".

VAT
Comenta esta noticia
Update CMP