14 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un juez de Lérida acorrala a Trapero con tres llamadas, varios emails y whatsapp

Agentes de la Guardia Civil, este jueves, en una comisaría de los Mossos en Lérida.

Agentes de la Guardia Civil, este jueves, en una comisaría de los Mossos en Lérida.

Hasta ahora la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Cataluña solo han manejado pruebas generales contra la pasividad de los agentes catalanes. Pero ya hay evidencias concretas.

Hasta ahora, tanto la Audiencia Nacional como el Tribunal Superior de Justicia de Cataluaña tan solo ha podido investigar con pruebas más bien generales -sobre todo imágenes y vídeos subidos a las redes sociales- la particular conducta de los Mossos durante la jornada del 1 de Octubre. Sin embargo, ahora un juez de Lérida estrecha el cerco a dos mandos de la Policía catalana y a un agente, en una investigación que puede dar la puntilla al mayor Josep Lluis Trapero.

El objetivo del magistrado es la Comisaría de los Mossos en Ponent (Lérida), una de las primeras sobre las que la Guardia Civil abrió diligencias el propio 1-O. Este jueves, durante más de 11 horas, los agentes del Institututo Armado se incautaron y volcaron los datos -llamadas y whatsapps- de dos mandos y un agente destinados en esas dependencias y que mostraron una pasividad total el día del referéndum.

Y este viernes, la Guardia Civil se ha personado en la sede del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat en busca de correos electrónicos que contengan innformación sobre el 1-O.

La entrada la ha ordenado el juzgado de instrucción número 4 de Lleida en el marco de la causa secreta que investiga la supuesta inacción de los Mossos d'Esquadra en el referéndum del 1-O, ha informado este viernes el TSJC en un comunicado.

Y es que los agentes de la Guardia Civil que accedieron este jueves a la comisaría regional de los Mossos d'Esquadra de Ponent, en Lleida, para acceder a las grabaciones de la centralita de la policía catalana durante el 1-O pasaron casi 11 horas en el interior.

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el mandato de los agentes era requerir las grabaciones de los Mossos durante el operativo del 1-O, de unas horas antes y de unas horas después del referéndum.

De la comisaría salieron a medianoche siete personas, tras un registro en el que la Guardia Civil también reclamó a los mossos de esta comisaría diferente documentación.

Sin embargo, mientras, el independentismo sigue considerando a Trapero un héroe. Así fue recibido este viernes en un acto de los Mossos:

Trapero ha entregado en las últimas horas su pasaporte a la juez de la Audiencia NacionalCarmen Lamela, que le investiga por sedición. Cumpliendo con estas medidas cautelares el major de los Mossos d'Esquadra también ha facilitado la dirección de su domicilio particular aunque en un primer momento intentó dar la de su lugar de trabajo, el complejo central Egara, situado en Sabadell, algo que no aceptó el juzgado que dirige Lamela.

Comenta esta noticia
Update CMP