03 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Miguel Lacambra, el periodista fake que hace el trabajo sucio al Gobierno

El polémico artículo de Miguel Lacambra.

El polémico artículo de Miguel Lacambra.

Un artículo con su firma defendiendo que las manifestaciones del 8-M nada tuvieron que ver con la expansión del coronavirus ha generado tal bola que ha acabado confesando: es un seudónimo.



¿Quién es Miguel Lacambra? Es una de las preguntas más repetidas de las últimas horas en Twitter, donde el perfil @mglacambra ha provocado un vendaval. 

El tal Lacambra apareció hace unos días en la red social y empezó a tuitear datos positivos sobre la evolución del coronavirus en España, brotes verdes -que diría Elena Salgado- en defensa del Gobierno de Pedro Sánchez

Rápidamente algunos referentes de la izquierda tuitera, como Quique Peinado, Antonio Maestre y Pedro Vallín, empezaron a recomendar su cuenta. 

El remate fue un artículo que este miércoles el misterioso Lacambra publicó en el diario La Marea en el que defendía que las manifestaciones del 8 de marzo no tuvieron nada que ver con la expansión del coronavirus en España. Cuando el propio Fernando Simón reconoció este mismo jueves, textualmente, que "el día 8 de marzo hubo una modificación de la tendencia". 

El artículo de Miguel Lacambra decía: "Creo que es hora de que la conversación pública abandone determinados clichés y deje de lado la criminalización y el enjuiciamiento de todo aquel que se le cruza por delante. Debemos sacar al 8-M (y a Vistalegre, cómo no) de las ecuaciones, y empezar a pensar en las verdaderas razones por las que esta crisis está golpeando en todo occidente como lo está haciendo y haya dejado a los países con una capacidad de reacción limitadísima. Quizá así se nos quiten por un momento las ganas de apuntar con el dedo constantemente a nuestros enemigos y, quién sabe, nos entre un ligero (ligerísimo, seguramente) impulso de abrazarles".

La bola de nieve fue creciendo hasta que, horas después, varios tuiteros avisperos desenmascararon a Lacambra: no era un periodista real sino un seudónimo. Tampoco era real la foto de su perfil, obviamente. Estaba sacada de un banco de imágenes:

 

También La Marea se vio obligado a aclarar que Lacambra no existía, que era un sobrenombre. El cerco se estrechó tanto sobre el susodicho, con tantos tuiteros intentando saber quién se esconde detrás, que este jueves anunció que se va por donde vino: "Esto no tiene ningún sentido y lamento profundamente que esto esté afectando a muchos profesionales".

 

Maestre, que escribe en ese periódico, se lamentaba así: "Su trabajo con los datos es excelente. Precisamente porque es excelente la han tomado con él y han buscado joderle la vida a un chaval solo por analizar los datos que aporta sanidad". 

Aunque la pregunta sigue sin respuesta: ¿Quién es Miguel Lacambra?

Comenta esta noticia
Update CMP