Giner aprovecha la centralidad mientras Catalá y la izquierda se enzarzan

Oliver, Gómez, Giner, Catalá, y Ribó

Oliver, Gómez, Giner, Catalá, y Ribó

Primer debate electoral entre los candidatos a alcalde/alcaldesa de los cinco grupos actualmente representados en el consistorio. Lo ha celebrado este viernes la Cadena SER en la Comunidad Valenciana, y el moderador ha sido su director regional, Bernardo Guzmán. Ha habido cinco bloques, cuatro de ellos temático y uno más de mensajes finales. Se los vamos a resumir. Pero antes, sírvanse degustar un poco de información adicional.

Detalles significativos

Tres de los cinco candidatos (Vox no tiene presencia en el Ayuntamiento y por eso no fue invitado) se estrenaban como cabezas de lista, las tres mujeres: María José Catalá por el PP, pero también las ya concejales Sandra Gómez (PSOE) y María Oliver (València en Comú, y ahora Unides Podem-EU) que hasta ahora no habían sido sin embargo números 1. Sólo repiten Joan Ribó (Compromís) y Fernando Giner (Ciudadanos).

El único que se acordó de Alfredo Pérez Rubalcaba -fallecido pocas horas después, pero ya durante el debate en situación clínica irreversible- fue el candidato de Ciudadanos, Fernando Giner, que también fue el único que lució corbata, y a quien el sorteo le deparó premonitoriamente -vistas las posteriores disputas dialécticas entre PP y PSOE- el atril del centro del debate.

También fue el único al que le asintieron con la cabeza de forma perceptible en determinados momentos del debate. Lo hizo dos veces María José Catalá (en algunas de las críticas compartidas al tripartito que Giner pudo exponer antes), y lo hizo dos veces Sandra Gómez (al citar el candidato de Cs algunos acuerdos con el PSOE). Quizá por eso, con Gómez a su izquierda según el punto de vista del público y Catalá a su derecha, Giner reivindicó el centro político que dijo representar respecto de “los dos partidos de siempre”.

La que más interrupciones practicó fue María José Catalá, que buscaba nicho y contraste en el debate fajándose en el cuerpo a cuerpo. Con solvencia, como nos tenía acostumbrados en Les Corts. También resultó la más aludida, tanto por ser representante del PP como por haber sido consellera. No se amilanó en las respuestas.

Sin embargo la candidata socialista, que esgrimió argumentos generales parecidos a los de los demás socialistas españoles en esta temporada electoral, también tuvo para el representante de Cs, del que dijo que estaba en ese partido “porque cuando empezó no estaba Vox”. Giner, en el siguiente turno de palabra, respondió que no se podía imaginar a Gómez “en el PSOE de Felipe González”.

Catalá denuncia que los tres partidos de izquierda llevan imputados

El lenguaje, últimamente tan revelador, nos presenta a Ribó como el único candidato que ha alternado castellano y valenciano. Lo que no le ha impedido pronunciar “Valencia” y no “València”, cuando citaba en castellano el único nombre oficial actual de la ciudad. Todos los demás candidatos se expresaron siempre en castellano. María Oliver habló todo el tiempo en femenino/inclusivo.

Entre el público mucha claque, aunque tenía prohibidas las muestras de agrado o desaprobación. Sin embargo algún murmullo que otro se le escapó a Giuseppe Grezzi -varias veces aludido por Fernando Giner-, que se pasó casi todo el debate escribiendo en su portátil.

Ribó asegura que Valencia es la gran capital con los impuestos más bajos

El único al que se le agotó el tiempo de exposición fue Joan Ribó. En sus dos primeras intervenciones. Era además el que más leía.

Bloque I. Balance

El primer bloque del debate se refería al balance para la ciudad de los últimos cuatro años. La izquierda ha defendido su gestión. Ribó ha recordado la corrupción y la deuda con la que se encontró al llegar al poder. En esa línea, Oliver ha defendido que el tripartito de izquierdas ha sido un “gobierno de transición”. Y Gómez a su vez se ha mostrado orgullosa de haber “impedido la intolerancia” en una ciudad que encontraron “arruinada”.

En cambio para Fernando Giner Valencia, en la que “manda Grezzi”, está “sucia y atascada”. En su opinión, el tripartito ha mirado “más atrás que adelante”, y no ha puesto “ni un ladrillo” de vivienda social en cuatro años.

María José Catalá ve la ciudad atascada en tráfico ,y en expedientes, y denuncia que en esta legislauura “la pobreza ha aumentado 6 puntos, y la infantil 9 puntos”.

Bloque II. Propuestas

En el capítulo de propuestas, Catalá ha anunciado que si gobierna bajará las plusvalías “pero no sólo la de la sede del PSPV”. Y ya de paso ha denunciado que los tres partidos de izquierda llevan imputados en sus listas. Como Gómez ha negado lo suyo, Catalá le ha citado al concejal Ramón Vilar, precisamente el de Hacienda.

Ribó ha asegurado que Valencia es la gran capital con los impuestos más bajos y ha anunciado un Plan de Polígonos Industriales. También se ha conjurado para que “no vuelva a haber corruptos” en el Ayuntamiento. Eso lo ha dicho mirando a Catalá, por lo que ésta se ha revuelto diciendo que “a mí no me llama corrupta”. Ribó ha acabado por echar balones fuera.

Giner: Valencia está sucia y atascada y "manda Grezzi"

Para Oliver no hay que olvidar que votamos posibilidades de pacto, y que la alternativa a la izquierda es con Vox, un partido “machista, xenófobo y homófobo”. Entre sus propuestas, que a 15 minutos andando cada ciudadano tenga disponible todos los servicios.

Gómez, que quiere potenciar Valencia Activa y crear más 'escoletes', propone que “ésta también tiene que ser la ciudad de las mujeres”.

Para Giner “está todo por hacer”, y eso que “sabían de dónde veníamos”. La próxima ha de ser la legislatura “de las familias y de los autónomos”.

Bloque III. Relaciones con el resto de administraciones

Para Fernando Giner, un alcalde “ha de ser el primer relaciones públicas de su ciudad” y ha de conseguir que Valencia esté en la agenda nacional. Según él, el tripartito no habla de la financiación desde que está Sánchez (al frente del Gobierno). Y Ribó ha estado cuatro años “detrás de la pancarta”.

María José Catalá ha abundado en que desde el Ayuntamiento no se ha reivindicado a la Generalitat, y ha reivindicado -pero sin citarla- a Rita Barberá, la “mujer que transformó Valencia”.

Ribó por su parte ha asegurado que Compromís dice lo mismo en las tres administraciones (estatal, autonómica y local), y que había un compromiso que Pedro Sánchez no éste ha cumplido para abordar la deuda de La Marina de Valencia mediante decreto-ley en caso de no prosperar -como así fue- los Presupuestos Generales del Estado.

Gómez dice que “ésta también tiene que ser la ciudad de las mujeres”

Para Oliver la única opción municipalista a nivel nacional es la que ella representa, y se ha mostrado contraria a la ampliación del Puerto de Valencia, que le convierte en el “puerto-gasolinera del Mediterráneo”.

Sandra Gómez ha defendido que Pedro Sánchez y Ximo Puig “no son enemigos de Valencia”. Y en el tema concreto de La Marina ha censurado a los otros partidos progresistas que no “sean justos”, porque en realidad fue la Abogacía del Estado la que dijo que la deuda no se podía condonar en Consejo de Ministros.

Bloque IV. Pactos post-electorales

En cuanto a las alianzas tras las elecciones, Sandra Gómez declara que “no podemos gobernar con nadie que abra el Ayuntamiento a la extrema derecha”, en alusión a PP y Cs, aunque reconoce que ha habido discrepancias con sus socios de tripartito de izquierdas, por ejemplo en materia de movilidad.

Giner se ha reivindicado en el centro, ha reclamado su capacidad de diálogo y ha recordado a tal fin que apoyó a Gómez cuando presentó su plan de turismo a pesar de que ni siquiera nombraba a las Fallas. A la candidata socialista, que es la número dos del actual Ayuntamiento, le ha reprochado que “Grezzi (de Compromís) ha hecho lo que ha querido porque el PSOE lo ha permitido”. El líder de Ciudadanos dice que no pactaría con nadie que esté fuera de la Constitución, ni con nacionalistas, y que tampoco cederá “ni un milímetro” en materia de derechos sociales y civiles.

Catalá ha declarado abiertamente que “queremos un gobierno de centro-derecha. Pero sin banderas del miedo contra nadie. Nosotros no titubeamos” (en alusión velada a Cs).

Ribó ha apuestado por la reedición de una “coalición de progreso, me gustan las coaliciones.”

Oliver también se ha pronunciado por renovar el actual pacto de La Nau, “pero sin líneas rojas”.

Para Oliver la ampliación convierte en el puerto en la "gasolinera del Mediterráneo”

Bloque V. Últimos mensajes

Oliver ha asegurado que su coalición “es la llave”.

Gómez ha recordado que “hay quien cree que ella no puedo ser alcaldesa”. Para conseguirlo ha convocado a los votantes que le dieron la victoria al PSOE el 28A.

Giner ha repasado su trayectoria vital para demostrar que sabe escuchar y que puede llegar a acuerdos desde el gobierno municipal. Ha asegurado que hay que gestionar lo que tiene Valencia, cosa que no ha sucedido en los últimos ocho años (cuatro de izquierdas y cuatro del PP).

Catalá ha dicho que “necesitamos pasión y experiencia”, “trellat” (lema por cierto discutido por Demòcrates Valencians, que se lo arroga), “y que no nos mande Madrid ni Barcelona”.

Finalmente Ribó ha defendido que “sabemos gestionar”, y que “hemos reducido la deuda a la mitad, con una sonrisa (alusión al logotipo de Compromís”. Yo no he venido aquí a hacer méritos, ni me presento a nada más” (en alusión final a Catalá, que iba también en la lista autonómica de su partido).

Game over.

Comenta esta noticia
Update CMP