El PSOE deja caer a la vicealcaldesa de Compromís de Castellón por malversación

Los socialistas, con su abstención, han dejado caer a la vicealcaldesa de Castellón, Ali Brancal (Compromís) imputada en un delito de malversación y falsedad. ¿Será el siguiente Nomdedéu?

El pleno del Ayuntamiento de Castellón ha aprobado aplicar el Código de Buen Gobierno a la vicealcaldesa, Ali Brancal, lo que conlleva el cese en sus funciones, con los votos a favor de PP y Ciudadanos, en contra de Compromís y Castelló en Moviment (CseM) y la abstención del grupo socialista, según Europa Press.

Ali Brancal, junto al  polémico secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, declararon ante el Juzgado de Instrucción 2 de Castellón como investigados en tras una querella en la que se les atribuye delitos de malversación y falsedad. Según el Grupo Popular, ambos, presuntamente, utilizaron el servicio postal municipal para enviar papeletas electorales.

Durante el debate plenario, la concejal de Castelló en Moviment, Anna Peñalver, ha asegurado que la estrategia del PP es "clara" y ha advertido que "si forzamos el Código de Buen Gobierno más allá de lo que dice será abrir la puerta a que la ciudad sea ingobernable si el PP empieza a presentar querellas para impedir la acción de gobierno", un PP -según ha dicho- "que no acepta la democracia y que está intentando recuperar los gobiernos bombardeando con querellas".

Pañalver ha criticado que el PP esté haciendo política a través de juzgados y "bloqueando gobiernos que no controla" en algunos sitios. Sin embargo, ha mostrado su "sorpresa" ante la postura del PSOE, "pues no sabemos si es una venganza contra Brancal por impulsar ese Código o tienen un pacto de silencio con el PP".

El portavoz de Compromís, Ignasi Garcia, ha destacado que el Código de Buen Gobierno dice que las medidas se adoptarán en caso de imputación formal. "Nosotros estamos comprometidos con este Código, y si hubiera una imputación formal, Brancal sería la primera en dar un paso al lado", ha añadido.

Gobernabilidad y decencia

Garcia ha subrayado que el PP "solo aplica las normas y hace reivindicaciones dependiendo si están en el gobierno o no", y ha advertido de que o se apostaba por la "gobernabilidad y decencia" o se permitiría que "una minoría decida la línea ética de toda la corporación".

El representante de Compromís considera que el PP "ha querido hacer daño a nuestro gobierno", y apelaba durante su intervención a la responsabilidad de todos los grupos. "El acuerdo del Grau es lo mejor que le ha pasado a la ciudad y se ha de reeditar", aseguraba.

Por su parte, Vicente Vidal, de Ciudadanos, ha indicado que la alcaldesa es la que tiene potestad para hacer cumplir el Código de Buen Gobierno, y ha preguntado a la vicealcaldesa "dónde está el compromiso de las responsabilidades políticas", y le ha destacado "lo mejor", que se defiendas "con todas las garantías del mundo" y que pueda entrar "a esta casa por la puerta grande".

El concejal del grupo socialista, Rafa Simó, ha apuntado que personalmente era una de las intervenciones "más duras" que había hecho, y que su grupo había debatido y reflexionado "mucho" su postura, aunque les hubiera gustado no llegar a esta situación. Según ha dicho, "el objetivo del Código de Buen Gobierno es salvaguardar la imagen del Ayuntamiento, y difícilmente se entendería no aplicar desde el Gobierno lo que reclamábamos desde la oposición".

"Lo nuestro es cuestión de credibilidad, coherencia y ética", ha apuntado Simó, quien cree que "hay que ser consecuente con lo que se firma", por lo que ha manifestado que no pueden negarse a su aplicación pero tampoco dar apoyo a una "trampa" del PP, "y por eso nos abstendremos", anunciaba.

Lecciones de ética

Según ha señalado, "el PP no es nadie para dar leciones de ética, pero esto no se trata de alinearse con el PP, sino de afrontar una situación complicada".

Por su parte, el concejal del Grupo Popular, Vicent Sales, ha asegurado que se ha llegado a la actual situación por la "cobardía" de la vicealcaldesa "de no cesar voluntariamente, tal y como exige su situación judicial", y por la "complicidad" de la alcaldesa, "que es la que tiene competencias para nombrar cargos".

Sales considera que cuando EU y Compromís Código impulsaron la modificación del Código de Buen Gobierno, "la finalidad era que se le aplicara al PP, pero nunca pensaron los impulsores que se les podía aplicar a ellos". "La línea ética quedó clara cuando se aprobó, el problema es la falta de ética de Compromìs y Brancal, y la parálisis de la alcaldesa", ha añadido.

Finalmente, la alcaldesa, Amparo Marco, ha destacado que la aplicación del Código de Buen Gobierno no puede ser de interpretación de la alcaldesa, "por lo que pedí a la secretaria del Ayuntamiento que hiciera informe sobre procedimiento a seguir", el cual dice que "corresponde a la comisión de gobierno Abierto y participación informar sobre la aplicación de las medidas que correspondan y la propuesta de acuerdo al pleno".

Comenta esta noticia
Update CMP