17 de octubre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Matamoros recibe otra puñalada mientras su hijo demuestra su presunta inocencia

Kiko Matamoros, sobrecogido por la detención de su hijo Diego.

Kiko Matamoros, sobrecogido por la detención de su hijo Diego.

Abatido ante los últimos sucesos relacionados con su hijo, el colaborador se enfrenta ahora a las duras palabras de su hermano Coto. Tras cuatro años desaparecido, vuelve guerrero.

Está destrozado. Kiko Matamoros mide mucho las palabras y da rodeos a la hora de defender a su hijo Diego, denunciado por Tanit Grande, su expareja y madre de su hija, de dos años, presuntamente por agredirla física y verbalmente.

El colaborador hacía sus primeras declaraciones en Sálvame: "He podido pero no he querido hablar con mi hijo", comentaba muy preocupado. Dice estar en contacto con el abogado de Diego ya que con él no se habla.

"Si mi hijo ha hecho las cosas mal tiene que pedir perdón y apechugar con lo que le venga encima. Y si las cosas son como las cuenta él, debe intentar ser generoso por el bien de su hija", decía.

Por su parte, Diego lleva varios días llorando: "Todo está en manos de mi abogado. Es una losa muy difícil de levantar", confesaba, además de negar los hechos de la denuncia, "no es verdad nada de eso, pronto se verá. Hay testigos y tengo el apoyo de la gente que me quiere", confesaba.

Diego Matamoros niega los hechos denunciados por su ex: "Nada de eso es verdad, hay testigos y tengo el apoyo de la gente que me quiere"

Los hechos ocurrían el día del cumpleaños de Laura Matamoros. Antes de reunirse con su hermana, Diego hacía una parada para ver a su hija y se encontraba con Tanit, su ex, acompañada de su actual pareja. Hubo un desencuentro y, según Diego, se cayó al suelo y golpeaba en la cara sin querer con el hombro a la madre de su hija.

Esta versión de Diego difiere de la que recoge la denuncia de Tanit en la que alega "haber sido agredida física y verbalmente por Diego Matamoros además de haber recibido diferentes amenazas por su parte". Al parecer, existe parte de lesiones, la joven mostró un labio partido, que según ella, era consecuencia de una de las agresiones recibidas en los últimos días.

Conforme al protocolo contra la violencia de género, varios agentes de la Guardia Civil acudían al domicilio de Diego Matamoros y era detenido.

En medio de esta complicada polémica, otro familiar del colaborador ha aparecido en escena para amargarle la existencia. Su hermano Coto Matamoros ha concedido una entrevista en exclusiva en la revista QMD tras un retiro mediático de cuatro años.

El "hermano pródigo" ha estado viviendo entre Santo Domingo y Estados Unidos y ha vuelto a España con ganas de guerra: "Mi hermano es un personaje que no tiene ningún atractivo", comentaba sobre Kiko Matamoros.

"Trabajar en la tele y ser un payaso es lo mismo. No tiene ningún mérito. Sólo lo tiene el que tiene talento para comunicar. Pero sentarse en un programa de esos de colaborador lo puede hacer cualquiera. No es una cuestión de inteligencia. La televisión fundamentalmente se nutre de tontos", afirmaba durante la entrevista.  

Comenta esta noticia
Update CMP