08 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

No es cierto que haya cuatro vicepresidentes: hay uno y no está en el Consejo

Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez.

Es más antiguo que la política misma, ha pasado y sigue pasando, aunque con una gran diferencia, puesto que a "Sánchez le va el juego subterráneo" y "planea atornillarse en La Moncloa".

Después del revuelo que se armó cuando Pedro Sánchez nombró hasta cuatro para frenar la influencia de Pablo Iglesias ahora surgen nuevas hipótesis entre los analistas políticos que desmienten que haya cuatro vicepresidentes en el Gobierno más inflado de nuestra democracia.

"No es cierto", asegura rotundo Luis Ventoso en ABC, "en realidad hay uno, y además no se sienta en el consejo de ministros".

A saber, "el verdadero y único número dos de Sánchez es Iván Redondo Bacaicoa, formalmente su jefe de gabinete. Se trata de un consultor político donostiarra de 38 años, de buena cabeza y completa formación por Deusto, discreto y parco de puertas afuera, de apariencia tranquila y sobria. Un estajanovista sin reloj, de ternos grises, aunque ha tenido el rasgo de coquetería de repoblar la cima de su cráneo". 

A juicio del periodista, puesto que a "Sánchez le va el juego subterráneo" ha entregado a su "Rasputín personal" la comunicación del Ejecutivo y el control de la Oficina Económica, la seguridad nacional e incluso de una nueva Oficina Nacional de Estrategia del País a Largo Plazo.

En resumen, Ventoso ironiza que "planea atornillarse en La Moncloa" y piensa que es mucho poder para un consultor de alquiler, sin ideología clara, que antes asesoró a Albiol, Basagoiti y Monago.

Posteriormente, Redondo se cruzó con Sánchez, ganaron las primarias del PSOE, y hasta hoy.

Es una cosa muy antigua lo suyo, siempre ha habido en política "susurradores calentando la oreja del líder" pero ahora la cosa va a más y Redondo tiene una gran diferencia con el resto: "el gurú de Sánchez no hace gala de un proyecto político nítido. El objeto de sus meditaciones y estrategias es el poder por el poder. Estudioso del ajedrez y de las series americanas de putaditas de moqueta presidencial, tipo House of Cards y el Ala Oeste, cree que vivimos en la era de la política líquida".

Ventoso ofrece hasta su receta ("orden, unidad interna y método") porque su pensamiento no es ningún secreto, ya que ha sido tertuliano y en su día escribió un blog en Expansión.

Lo que no está claro, concluye, es que el público vaya a comprar eternamente su perfume: "De hecho, en 2015 ya pinchó con el PP en Extremadura y en su apuesta de noviembre con Sánchez se dejó en la gatera el 9,5% del voto del PSOE. ¿Listo y currante? Sí. ¿Un mago? No". 

Comenta esta noticia