23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iceta se 'fuma' la Constitución y habla ya de "ocho naciones" en España

El líder del PSC le marca nuevamente el camino a seguir a Sánchez para mantenerse en la Moncloa, en plena negociación con los independentistas que promovieron el golpe de Estado del 1-O.

Miquel Iceta se convirtió hace ya tiempo en una pieza clave de la estrategia de Pedro Sánchez para lograr y mantenerse en el poder. Primero en el partido, tras el aciago octubre de 2016 en el que los barones socialistas, comandados por Susana Díaz, le tiraron por la ventana por querer hacer lo que ahora está a punto de lograr: un gobierno Frankenstein con Podemos e indepes. el líder del PSC fue uno de los pocos que respaldaron a Sánchez y creyeron en él hasta que recuperó el poder en las primarias de 2017 en el que las bases le devolvieron las llaves de Ferraz.

Después, en Moncloa. Iceta siempre ha marcado la pauta a Sánchez respecto a cómo afrontar la situación en Cataluña, con un discurso en principio ambiguo. Después, sin complejos. Los socialistas, en plena negociación con ERC, el partido liderado por el mismísimo Oriol Junqueras, condenado por el golpe de Estado del 1-O, ya hablan de "conflicto político".

Este domingo, Iceta ha dado un paso más y ya está metiendo su cuña para lograr que el PSOE de Sánchez hable sin miramientos de nación de naciones. En una entrevista en La Razón, el primer secretario del PSC ha asegurado -frente a lo que dice la Constitución de 1978- que en España existen 8 naciones.

"Las he contado", asegura Iceta, que añade que "Según los Estatutos de Autonomía, ocho, y si sumamos el preámbulo de Navarra, nueve. Los Estatutos de Galicia, Aragón, Valencia, Baleares, Canarias, Andalucía, País Vasco y Cataluña dicen que son nacionalidades, o nacionalidades históricas. Nación y nacionalidad son sinónimos".

En la entrevista, el líder socialista catalán ha enviado un mensaje a ERC de cara a las negociaciones para la investidura de Sánchez: "Es su decisión y su responsabilidad. Sin este gobierno o terceras elecciones, y el peligro de una alternativa de derechas. Para España y para el problema catalán no son alternativas. Les pido que reflexionen. Hay voluntad real de acuerdo. No nos hemos de meter presión con respecto al tiempo para alcanzarlo, o si debe ser un acuerdo de investidura o tiene que ir más allá para dar estabilidad".

 

Comenta esta noticia