El Levante UD respira a base de buen fútbol

Paco López introdujo muchas novedades en el once de hoy

Paco López introdujo muchas novedades en el once de hoy

Levante 2 - Alavés 1. Los de Paco López saben reaccionar para darle la vuelta al marcador y, en general, a la situación por la que transitaban.

Cambiar algunos aspectos para obtener resultados distintos. Ésta era la premisa en base a la cual el técnico levantinista Paco López efectuaba una casi completa revolución en su alineación titular. Y es que el único punto alcanzado en las anteriores cinco jornadas era un factor suficientemente consistente como para invitar a ello.

Pues bien, en una particularidad como la citada anteriormente cabría encontrar parte de los motivos que llevaron a los granotas a realizar los mejores primeros 45 en lo que llevamos de curso. No obstante, las alarmas ya habían tomado, incluso, un cariz más significativo del que ya de por sí traían en la previa del choque. Rubén Sobrino, ante la pasividad de la zaga azulgrana, remachaba con su testa de forma inapelable un magnífico centro con el exterior de Ibai Gómez para adelantar a los vitorianos en el marcador transcurridos solamente cinco minutos.

A partir de ahí, el vendaval ofensivo granota comenzó a azotar el Ciutat. Precisamente eran dos de las novedades en el once, casos de Jason y Rochina, los que comandaban el ataque mediante sendos avisos desde la larga distancia como respuesta al tanto alavesista; y tras otra oportunidad del propio Ruben Rochina en un gran lanzamiento de libre directo, ambos se conjugarían para combinar convirtiendo en gol, a través de un gran cabezazo, Jason Remeseiro un preciso centro del mediapunta de Sagunto para igualar a los 20 minutos.

Paco López y sus pupilos entendieron a la perfección que, no sólo no era el momento de conformrse, sino que además la estocada podía ser mayor. Ya estuvo a punto de darla, una vez más, Rochina en una clara oportunidad que se marchó pegada al palo, pero fue el lateral izquierdo Toño quien, en esta ocasión, iba a resultar el encargado de plasmar el incesante dominio levantinista. Su zurdazo, seco y ceñido al palo, tan digno de un avezado goleador - era, sin embargo, el primer tanto de su trayectoria profesional - como imposible para el guardameta visitante Pacheco. Corría el minuto 37 en el electrónico, y el Levante continuaba en su afán por culminar sus antológicos minutos de juego, y Morales bien pudo poner tierra de por medio con el 3-1 antes del descanso.

Como era de esperar, los babazorros iban a mostrar su voluntad de que el segundo periodo fuera radicalmente opuesto a lo vivido durante los primeros 45 minutos desde su preciso comienzo. En los primeros instantes, Sobrino pudo cazar un balón que no anduvo lejos de significar su segundo tanto en el partido; pero el Levante demostró poco después ser capaz de sacudirse el dominio visitante, con opciones Morales y Boateng que hubieran supuesto prácticamente la sentencia.

Sólo el dominio postrero del Alavés - susto de Ibai incluido al palo - puso en discusión un triunfo vital para el Levante UD en sus aspiraciones de permanencia en Primera División.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP