11 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Siete golpistas catalanes agrupados por Sánchez posan en el "hotel" de Lledoners

De izquierda a derecha, Jordi Sánchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquin Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raúl Romeva

De izquierda a derecha, Jordi Sánchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquin Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raúl Romeva

Encabezados por Junqueras y los Jordis, los políticos procesados por rebelión difunden una imagen sonriente mientras se hacen las víctimas y anuncian medidas de presión.

Se sienten los "siete magníficos" del procés, pero todos ellos están en prisión por protagonizar un Golpe a la Constitución en Cataluña y se enfrentarán a largas condenas por delitos de rebelión, sedición o malversación. Òmnium Cultural ha distribuido anoche la primera fotografía conjunta de siete de los procesados por el intento de independencia unilateral de Cataluña, en una estampa que parece más de un grupo de amigos de fin de semana en un hotel que de siete acusados por  gravísimos delitos contra la Carta Magna.

La fotografía les presenta como en un balneario y no aclara quién la hizo ni con qué permiso pudo introducir una cámara o un móvil en la cárcel

Los dirigentes políticos posan en la cárcel catalana de Lledoners, a donde fueron trasladados por decisión directa de Pedro Sánchez nada más llegar a La Moncloa con el apoyo, precisamente, de todos los partidos independentistas. Fue en ese centro donde, además, estuvo Pablo Iglesias hace semanas para, entre otros asuntos relativos a futuras alianzas políticas, negociar los presupuestos de España en un vis a vis con Junqueras.

En la misma se ve al propio Oriol Junqueras, los dos Jordis (Sánchez y Cuixart), Raúl Romeva, Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull: cinco de ellos miembros del Gobierno de Puigdemont por el PdeCat o ERC y los dos restantes, además de leales a uno de esos dos partidos, líderes de Òmnium Cultural y de la Asamblea Nacional Catalana, las dos entidades más implicadas en la DUI y el referéndum ilegal del uno de octubre de 2017.

 

La fotografía les presenta sonrientes, vestidos de manera informal y con zapatillas deportivas, en lo que parece un patio ajardinado del recinto penal, y no aclara ni quién es el autor, ni de quién recibió permiso ni cómo pudo entrar al interior del penal con un teléfono móvil o una cámara para tomar esa imagen, algo totalmente prohibido para las visitas.

 

Junto a la estampa, Òmnium ha difundido un comunicado que explica que el objetivo es trasladar una imagen de "unidad y serenidad", aunque la realidad es bien distinta por el enfrentamiento político descarnado ya entre Junqueras y Puigdemont

Independentismo partido

Además, insiste en los mensajes habituales: "La represión en forma de prisión preventiva no ha debilitado sus convicciones y se preparan a conciencia para hacer frente a un juicio a la democracia”. La nota recuerda que cada uno de los políticos se adscribe a familias diferentes del catalanismo político y que, justamente por ello, cada momento de cautiverio, "es un aprendizaje en la lucha por la libertad". 

Con el independentismo fracturado en dos, los presos trasladan una imagen de unidad que no se corresponde con los desprecios manifiestos entre Junqueras y Puigdemont, resumidos en la negativa del primero a integrar al segundo en una lista conjunta a las Elecciones Europeas, entre otros ejemplos.

Comenta esta noticia
Update CMP