21 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un barón del PSOE con trienios a las espaldas avisa de lo que viene con Sánchez

Sánchez tiene clara la dirección de su recorrido porque "está en su salsa en brazos de los compañeros de la moción de censura de hace dos años".

Sánchez tiene clara la dirección de su recorrido porque "está en su salsa en brazos de los compañeros de la moción de censura de hace dos años".

"Hace tiempo que para el presidente lo razonable es lo que mejor le va a él" y Antonio Martín Beaumont tiene información de lo que se cuece intramuros de La Moncloa y en el socialismo.

Antonio Martín Beaumont lo tiene claro este martes en su artículo de La Razón: aunque la lógica aconsejaba a Pedro Sánchez reiniciar la partida ante los enormes retos que se vienen encima, "hace tiempo que para el presidente lo razonable es lo que mejor le va a él" a pesar incluso de que "en apenas dos meses ha dilapidado el discurso en medio del drama de miles de muertos que ni siquiera aciertan a contar bien". 

A su juicio, daba la impresión de que estábamos "ante el deseo de inaugurar otro periodo, de reinventar lo que pudiese quedar de mandato de Sánchez" y un barón con trienios a las espaldas reflexionaba que "todo estará al revés".

De hecho, "en el seno del PSOE hubo quienes abrían la puerta a un giro de 180 grados" porque "advertían de que los ciudadanos jamás perdonarían que el Gobierno se distrajese de las prioridades nacionales para fijar la mirada en los juegos secesionistas".

Pero todo fue un espejismo y Sánchez tiene clara la dirección de su recorrido porque "está en su salsa en brazos de los compañeros de la moción de censura de hace dos años" y en pleno drama de salud, económico y excepcionalidad social "lleva un mes sin telefonear a Pablo Casado y ninguneándole".

Así entiende Beaumont el guiño a Inés Arrimadas y Ciudadanos: una artimaña dirigida a dejar solo al PP junto a Vox y un aviso a sus "costaleros" habituales de que si ellos flaquean buscará en la «geometría variable» su tabla de salvación para alargar el mandato.

Así, su apuesta ideológica es evidente y la llamada "nueva normalidad" incluirá "elementos como la Mesa de diálogo con Cataluña", que ahora mismo levanta ampollas hasta entre mandatarios regionales socialistas y algún que otro ministro.

Eso por no hablar de que en La Moncloa no existe la más mínima crítica porque el presidente tiene bien atados a los suyos y "todos a una presumen de haber dado la vuelta a la situación política de días atrás, cuando se tambaleó la mayoría Frankenstein".

El director de ESdiario concluye que "hoy, ya ni siquiera descarta recuperar la senda de un acuerdo que posibilite unos nuevos Presupuestos en septiembre" porque "según la propaganda monclovita, los de Junqueras quieren ser útiles en la arena nacional, como el PNV" y "para el entorno presidencial la utilidad no va más allá del beneficio egoísta de "no dejar caer al Gobierno".

Comenta esta noticia