Patricia Aguilar, captada por una secta en Perú, se reencuentra con su padre

Patricia Aguilar, con su hija.

Patricia Aguilar, con su hija.

Así lo ha anunciado la familia de la joven, a través de un comunicado, en el que asegura que "desde un primer instante la conexión entre padre e hija fue muy buena, se recibieron con un abrazo y conversaron durante un largo espacio de tiempo".

Patricia, continúan, también pudo hablar con su madre Rosa M. y su hermano por medio de videollamada y se interesó por el estado del resto de la familia. Se mostró en todo momento "muy receptiva y tranquila", afirman sus familiares.

En cuanto a su estado físico, las mismas fuentes subrayan que está "mucho mejor, tanto ella como la bebé, de la que no se separa ni un segundo y presenta orgullosa y muy cariñosa a sus padres".

También ha expresado "algún temor" a los medios de comunicación, por lo que la familia aprovecha para pedir que "se siga respetando la privacidad de Patricia en los próximos días".

En este momento, la familia está pendiente de trámites administrativos que confían que se realicen "con máxima urgencia en Perú, para que Patricia y su bebé puedan volver cuanto antes a España acompañadas de Alberto".

Añaden que ningún médico asistió el parto por lo que no se ha podido realizar un certificado médico para el registro de la bebé. Por eso, hay esperar 60 días -que finalizan el último día de julio- para poder registrar a la bebé y poder continuar así con los trámites oportunos para poder viajar a España.

A la familia le consta que tanto el Ministerio de la Mujer, la RENIEC, Consulado Español y Ayuntamiento de Elche "están colaborando para que todas las gestiones necesarias se hagan en la mayor brevedad posible y poder así tener a Patricia y a su bebé cuanto antes en España, siguiendo los consejos de los psicólogos especialistas en captaciones y manipulaciones mediante persuasión coercitiva".

En este punto, agradecen públicamente al Ministerio de la Mujer de Perú, el trato y la profesionalidad con la que están llevando el caso."Gracias a ellos, Patricia evoluciona favorablemente y estamos muy contentos de haberlo podido comprobar personalmente en ese encuentro entre padre e hija".

Finalmente, hacen un llamamiento a los organismos de los que dependen los próximos trámites, para la vuelta de Patricia y su bebé, "para que sean realizados en la mayor brevedad posible y así, poder seguir ofreciéndole a Patricia, ayuda especializada en España en un ambiente familiar y estable para ella y su bebé".

Comenta esta noticia