30 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La descarada e indecente campaña de Pedro Sánchez contra Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso

Madrid es la mayor damnificada por la imprevisión, las falsedades y los errores del Gobierno de España y no la culpable de los dramáticos efectos.

 

 

Si a alguien se le ha reconocido un esfuerzo de gestión especial en esta terrible pandemia ha sido, probablemente, al alcalde de Madrid y a la presidenta de la misma Comunidad, José Luis Martínez Almeida e Isabel Díaz Ayuso, respectivamente.

Con un panorama general de muerte y desplome económico, nadie puede emitir mensajes triunfalistas ni aspirar a grandes aplausos, pero sí al respeto por su actitud, sus decisiones y su esfuerzo para paliar los dramáticos efectos de una epidemia que, siendo global, ha tenido unos efectos devastadores en España por la galopante imprevisión del Gobierno.

Y esa predisposición y diligencia, en pleno caos, con poca información y escasa ayuda; es sin duda lo que una mayoría de ciudadanos ha percibido en Ayuso y Almeida, disparados en las encuestas electorales por méritos propios y deméritos ajenos, algunos escandalosos.

Precisamente por eso, el PSOE ha desatado una burda, injusta y descabellada campaña, básicamente contra Ayuso, responsabilizándole de los muertos consignados en Madrid y, también, de los que puedan venir una vez se vaya avanzando en las fases de desescalada.

 

 

Resulta obsceno que, en lugar de dar explicaciones de por qué España sufre 40 veces más muertos que Grecia, un país con la mitad de gasto sanitario y más próximo a Italia y China, Sánchez se dedique a instigar al PSOE a promover mociones de censura, siquiera retóricamente, contra la región que más ha pagado sus negligencias y que, sin embargo, mejor las ha compensado.

Porque Madrid no solo no es culpable de su disparada mortalidad, de su colapso hospitalario inicial y del drama en las residencias de ancianos; sino que es el primer damnificado de la cadena de despropósitos, negligencias, errores y bulos que ha hundido a España en el peor escenario de fallecidos, desempleo y caída de PIB.

¿Quién mantuvo vuelos con Italia hasta el 10 de marzo? ¿Quién demoró el cierre de las fronteras terrestres hasta el 17 de marzo? ¿Quién consintió cientos de eventos de masas para no tener que suspender el 8-M? ¿Quién recibió desde enero los avisos de emergencia sanitaria de la OMS o la Unión Europea, para ignorarlas y no dar traslado a las Comunidades?

Todas estas preguntas tienen la misma respuesta: el Gobierno de Pedro Sánchez. El mismo que actuó tarde, multiplicando exponencialmente las consecuencias de una amenaza que no ha generado tantos daños en casi ningún país del mundo, después ha suspendido una parte de los mecanismos democráticos del Estado de Derecho confinando a millones de personas sin un criterio claro y, ahora, para terminar de borrar la huella de su responsabilidad, pretende señalar a falsos culpables.

 

Comenta esta noticia