27 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un fiscal del Supremo da una lección de derecho a Garzón por su puñalada al Rey

Felipe VI y el Rey Juan Carlos, en uno de sus escasos actos conjuntos.

Felipe VI y el Rey Juan Carlos, en uno de sus escasos actos conjuntos.

La Fiscalía da un repaso y arruina la fea maniobra del líder de Izquierda Unida, que intenta sentar en el banquillo al emérito por su relación con Corinna.

Varapalo al acoso de la izquierda radical a la Monarquía. Y todo un repaso legal de la Fiscalía al líder de IU, Alberto Garzón, en su empeño por sentar en el banquillo al Rey Don Juan Carlos.

El fiscal del Tribunal Supremo considera que la conversación grabada en Londres por el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo entre éste, Corinna zu Sayn-Wittgenstein y el empresario Juan Villalonga apunta indicios "extremadamente débiles" y resulta "insuficiente" como para admitir a trámite la querella contra ellos y otras personas promovida por Izquierda Unida, el Partido Comunista y la Federación de Abogados y Abogadas de Izquierda, según el escrito.

Estas organizaciones impulsaron una querella el pasado mes de febrero contra un total de ocho personas entre las que también figura el director del CNI, Félix Sanz Roldán, por la difusión de aquella conversación en la que los interlocutores afirmaban que el Rey Emérito tenía cuentas en Suiza, terrenos en Marruecos mediante testaferros y recibió comisiones por el AVE a La Meca.

La Fiscalía ha informado la querella y ha solicitado a la Sala Segunda del Tribunal Supremo que archive "sin más trámites" la iniciativa que, en todo caso, sólo podría versar sobre el Rey Emérito ya que de entre todos los querellados, es el único que tiene aforamiento.

Sobre el asunto de las cuentas en Suiza, la Fiscalía considera que con los datos vertidos en aquel audio de Villarejo "no es posible pretender iniciar una investigación en sede penal", pues no basta "la mera apariencia delictiva de unos hechos como los que se imputan, sin que se ofrezca ningún elemento o principio de prueba que avale razonablemente su realidad y verosimilitud".

Esos hechos imputados al Rey Emérito lo son, de acuerdo al fiscal, "por mera referencia a una conversación sostenida por terceras personas y en términos extraordinariamente vagos e imprecisos" que por ello, "no permiten una investigación que en todo caso sería meramente prospectiva y por ello inadmisible".

En la misma línea se expresa sobre la supuesta propiedad que según Corinna, Don Juan Carlos habría puesto a su nombre en Marruecos. "Tampoco este dato posibilita la apertura de un procedimiento penal, primero, porque no existe ningún elemento que permita colegir que tal propiedad proceda de una actividad ilícita, sino todo lo contrario, y segundo, porque los datos son nuevamente vagos e imprecisos", dice la Fiscalía.

En cuanto a la acusación sobre el presunto cobro de comisiones por la adjudicación del AVE a La Meca a un consorcio español, el Ministerio Público dice que "los indicios que se aportan" son "extraordinariamente débiles y aportados por una persona que no aparece directamente implicada en el pago y cobro de las comisiones y que no manifiesta la razón de su conocimiento".

"La conclusión en este caso es exactamente la misma, la pretensión de los querellantes de que se abra una investigación prospectiva en torno al querellado aforado es absolutamente desaconsejable por no asentarse en ningún dato o indicio que pueda aportar una mínima base de fiabilidad de la noticia de origen", expone.

Añade además la Fiscalía que, en todo caso, la conversación fue grabada en Londres y antes de la abdicación del Rey, así que aunque los hechos "no tienen apoyatura en dato o indicio alguno que los hagan mínimamente creíbles y dignos de ser investigados, habrían ocurrido en épocas en las que el hoy Rey Emérito gozaba de inviolabilidad".

Comenta esta noticia
Update CMP