Navidad, acoso sexual y acoso por razón de género

En las celebraciones que parecen inofensivas el acosador tiene un amplio campo de cultivo que le sirve de excusa para actuar

Estamos en plenas fiestas navideñas y esto implica, además de las comilonas en familia, regalos, reuniones de todo tipo, vacaciones laborales y por consiguiente pasar más tiempo con la pareja, además de las cargas extras de alcohol que lleva aparejada estas fechas… pero nunca perderemos el respeto con las personas, y trataremos de entendernos entre iguales…

Los hechos hablan año tras año con los mismos resultados: hay mayor número de casos de violencia de género. Por lo tanto, los casos de acoso sexual suben y el acoso por razón de género se acentúa por comportamientos androcéntricos discriminatorios, tanto en familia como fuera de ella, y además de los casos normales, en torno a una mesa y en esas celebraciones que a veces parecen inofensivas pero que el acosador tiene un amplio y extenso campo de cultivo y que le sirve de excusa para actuar.

 

Por eso, debemos saber que:

Se considera acoso sexual cualquier comportamiento verbal o físico de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

Art. 7.1 de la Ley de Igualdad.

                No consentiremos que se produzca ese menosprecio desigual por qué no lo vamos a permitir, empezando por demandar el respeto que merecemos. Afrontarlo.

 

Y acoso por razón de sexo…

 

                Cualquier comportamiento realizado en función del sexo de una persona con el propósito o efecto  de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

Art. 7.2 de la Ley de igualdad, por no mencionar  toda la normativa internacional.

 

                Debemos saber que estos tipos de acoso no se dan sólo en el ámbito laboral, que se producen en todo tipo de situaciones y es conveniente saber detectarlas. Todas las acciones encaminadas a amedrentarnos serán comunicadas al resto, las acciones antijurídicas que se den se sabrán, y se deben de cortar en primera instancia, prevenir antes de que sea necesario curar.

 

Algunos ejemplos de acoso sexual y acoso por razón de sexo que nos podríamos encontrar más fácilmente  en estas fechas:

 

  • Comentarios, chistes o bromas de contenido sexual que resultan desagradables u ofensivos que nada tienen que ver con la armonía, con la alegría de estas fechas, o con el cariño que se muestran las personas (No me refiero a situaciones en las que todos ríen, sino en aquellas en las que se ríen solo unos pocos).
  • Gestos o miradas obscenas que incomodan o intimidan (A pesar de que se evitan y siguen persistiendo).
  • Insinuar o provocar intencionadamente ocasiones para quedarse a solas con la persona  acosada, aunque ésta ya la rechazó en varias ocasiones.
  • Invitaciones comprometedoras irreflexivas, en la insistencia en que la persona participe en conversaciones o bromas de contenido sexual aunque no le interese, ni le agraden.
  • Ignorar las aportaciones de las mujeres en las conversaciones del grupo, menospreciar su trabajo, conocimientos o habilidades o por qué no, sus ideas o simples opiniones.
  • Manifestar prejuicios como que las mujeres que dicen que deben estar en casa ocupándose de los hijos. Así como los micro machismos, y otros comportamientos patriarcales de ideales arbitrarios.
  • Tocamientos sutiles aprovechando la fiesta o las circunstancias ambientales de celebración.

 

Ante ello qué puedes hacer:

 

Si estás en una reunión familiar y ocurre y te sientes capaz, enfréntate a la persona en cuestión con voz firme y expresión seria, indicándole el comportamiento exacto que debe cesar, hazle saber que ha cruzado la línea.

Si piensas que discutir el asunto cara a cara es demasiado difícil, abandona la reunión y en adelante evita tener contacto con esa persona, pero que vea la comunicación no verbal. No vas a entrar en discusiones pero tampoco aceptas sus comentarios y que los rechazas automáticamente.

Busca ayuda, cuéntalo a alguien de tu confianza. Puedes acudir a los servicios psicológicos de servicios sociales de tu ciudad y explicarles lo sucedido, acumula pruebas, con fechas, capturas de pantalla, o cualquier cosa que se pueda guardar, y por supuesto si ha habido algún tipo de tocamiento o situación desagradable denúncialo  a la Policía, antes de que la escalada de la violencia suba y en consecuencia sufras. No lo dudes, lo primero es tu libertad, tu dignidad.

 *Grupo EmeDdona.

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP