01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La planta de Nissan en Barcelona se enfrenta al cierre

Según informa el diario japonés Nikkei, el grupo japonés Nissan Motor va a cerrar su fábrica en la Zona Franca como parte de las medidas para reducir costes ante la fuerte crisis del sector.

Según el periódico financiero, la marca japonesa va a trasladar la producción de esa planta a otras fábricas de Renault, con la que Nissan creó una alianza hace dos décadas. Al igual que otras firmas del sector automotor, Nissan ha tenido que suspender su producción en muchos países primero por los efectos del brote de coronavirus, que afectó a sus fábricas en China, y después por la fuerte caída en la demanda a causa de la pandemia.

Esta reducción está obligando a Nissan a recortar en un 20 % su capacidad de producción hasta marzo de 2023. Según Nikkei, existen planes de extender este esquema de producción conjunta entre Nissan y Renault a otros lugares de Europa o Sudamérica, incluido Brasil.

Al parecer, Renault, Nissan y Mitsubishi van a diseñar en los próximos días un programa a medio plazo para afrontar la crisis del sector, y el consejo de administración de Nissan analizó ese plan este jueves, según el diario financiero.

En el año fiscal de 2019, cerrado en marzo pasado, la planta de Barcelona produjo 55.022 vehículos. A nivel global, Nissan fabricó en ese ejercicio 5,36 millones de vehículos, según los últimos datos de Nissan, por debajo de su capacidad, de 7 millones.

La Generalitat, tras conocer la noticia, ha reclamado a Nissan "lealtad y claridad" sobre el futuro de la planta de la Zona Franca de Barcelona, pero esto es un claro fracaso de su capacidad de negociación y de ofrecer un entorno empresarial seguro por el empeño independentista.

Renault también en el alero

En lo que respecta a Renault, como pilar de la Alianza, la firma francesa presentará a finales de mayo sus planes industriales, donde detallará cómo tienen intención de afrontar la dura crisis que se avecina y como pretenden recortar 2.000 millones de euros en costes en los próximos tres años. 

Según apuntan desde Reuters, una fuente desde la marca ha comentando que “el proyecto aún no está escrito en piedra, pero el Espace, el Scénic y el sedán Talisman ya deberían considerarse desechados del futuro programa de producto, es prácticamente un hecho que estos modelos se detendrán”. Modelos todos ellos cuyas ventas se han visto especialmente afectadas por el auge de los SUV. Otros rumores hablan de la relocalización de la producción del Captur y el Kadjar que afectaría a las factorías de Palencia y Valladolid.

Comenta esta noticia