19 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ussía abochorna a la comisaria Rosa María Mateo dando donde más le puede doler

Implacable, seca y perversa con los adversarios de la "nueva televisión pública", pero cuando le sacan a relucir su asunto más delicado y personal, de repente se vuelve muy vulnerable.

No le ha gustado demasiado a Alfonso Ussía que "días atrás, la comisaria estalinista de RTVE, la camarada Rosa María Mateo, en una comparecencia parlamentaria, insultó, menospreció y no respondió a un diputado del PP que le preguntó por su sociedad instrumental, cuyo administrador es su hijo".

Así lo recoge indignado este martes en su columna de La Razón, donde añade que "la comisaria adoptó la expresión de Paquita Rico en "¿Dónde vas, Alfonso XII?" cuando se siente indispuesta en Aranjuez, y justificó su aspereza con estas nobles y maternales palabras: "El diputado ha mencionado a mi hijo, y eso no lo tolero".

Con no poca ironía tilda estas palabras Ussía de "palabras de madre orgullosa, porque madre sólo hay una, y la madre española cuando besa es que besa de verdad. Emoción en el Congreso".

Eso sí, matiza, "el diputado, sorprendido por la sequedad de la madre herida, no preguntó a la comisaria por la edad de su niño. De haberlo hecho, tendría que haber respondido: "Mi niño tiene 50 años". Es decir, que no deja de ser su hijo por cumplir el medio siglo de vida, pero con 50 añitos los niños tienen que defenderse solos, sin mediación de las madres".

Para Ussía, "cuando la comisaria hizo mención, con temblor de mentón al borde del zollipo, de su hijo, nos lo figuramos inocente, juguetón, con un balón bajo el brazo y uniformado con la equipación del "Barça", porque los niños madrileños muy de izquierdas son todos del Barcelona. Pero no. Enterados de la edad del hijo de doña Rosa María, creo llegado el momento de decirle que los niños de cincuenta años están obligados a defenderse solos, sin la amorosa ayuda de mamá. Se trata de una demanda de urgente aplicación, porque al paso que vamos, entre las madres y los hijos nos van a merendar a quienes nos movemos por el ámbito de la buena voluntad".

En resumen, concluye el periodista, "como comisaria, perversa e implacable. Como madre, maravillosa. Pero su comparecencia en el Congreso de los Diputados era para responder de lo primero, no de lo segundo. Ay, estos hijos". 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP