El terremoto que destruyó el castillo de Montesa

El trágico seísmo del 23 de marzo de 1748 cambió para siempre el destino de la otrora poderosa Orden de Montesa

La Orden de Montesa fue una orden militar fundada en el año 1317 por el rey de Aragón Jaime II, que en la actualidad persiste como un título honorífico.

La Orden de Montesa tenía su sede en el castillo de Montesa, cedido por el rey de Aragón, y fue una de las grandes bazas de la monarquía aragonesa, como su intervención en favor de Pedro IV el Ceremonioso en la “Unión de Valencia”, que consiguió derrotar con dicha orden como principal valedora.

En el siglo XVIII la orden estaba ya muy debilitada debido a la influencia de la corona y a estar en un plano casi irrisorio en el cual los reyes de España se convertían en los maestres a partir de finales del siglo XVI.

Volviendo de nuevo al siglo XVIII, en 1748 sucedió una tragedia que cambió para siempre el destino de la Orden de Montesa. Fue el trágico terremoto del 23 de marzo de 1748.

La magnitud del terremoto no se sabe con exactitud, aunque los estudios de Martínez Solares lo estiman en 6.1, lo cual, para un territorio como el valenciano, constituye un terremoto con gran capacidad de destrucción por la falta de preparación de las infraestructuras para el soporte de movimientos sísmicos.

El terremoto llegó a la prensa internacional por su magnitud, como leemos en un documento de la ciudad de Lisboa que habla de “formidable y lastimoso terremoto”. Desgraciadamente, esa ciudad sufriría un terremoto peor en el año 1755 que la destruyó prácticamente toda.

El terremoto de 1748 no fue un terremoto único sino que hubo movimientos sísmicos menores anteriores al del día 23 de marzo, que fue el mas violento de todos y el que causó la mayoría de destrozos.

Sin embargo, parece ser que el mas fatídico de todos ellos fue el terremoto sucedido el 2 de abril, según  Joseph Texidó, que imprimió en Barcelona “Relación del terremoto y sus efectos que padeció el Sacro Convento de Montesa en el dia 23 de Marzo de 1748” cuando un terremoto menor que el del día 23 sacudió la villa de Montesa y derribó el convento y el castillo, que ya estaban muy dañados por el anterior sismo causando la muerte de 18 personas de la orden de Montesa entre ellas las mas importantes de la orden dejándola prácticamente descabezada.

Sobre los daños causados en los pueblos de alrededor, tenemos una obra muy importante y contemporánea a los sucesos como es “Relación puntual, circunstanciada de las ruinas y estragos causados por los terremotos que se iniciaron en varias partes del Reino de Valencia , los días 23 de Marzo y 2 de Abril de 1748”, escrito por Esteban Félix Carrasco, en la que se menciona las localidades afectadas y se ofrece algunos detalles de las mismas.

En algunos casos podemos hablar de refugiados en otros pueblos como fue el caso de Estubeny en el que sus 11 casas y la villa señorial fueron totalmente asoladas, lo que provocó que sus habitantes se refugiaran en el campo o en otras poblaciones cercanas.

En Moixent se hace mención a daños graves en las casas que provocó que sus habitantes las apuntalasen para evitar derrumbes.

Lo que mas destaca son los daños a las casas y las iglesias, siendo muchas de ellas derribadas o quedando en estado de ruina. Sobre daños personales pese a la fuerza del temblor no se mencionan muchas pérdidas siendo las mas importantes la de los miembros de la orden de Montesa y la muerte de un vecino de Sellent.

Este terremoto puede ser considerado uno de los mas graves de la historia valenciana, pues sus daños materiales fueron muy graves para la población pues centenares de personas, principalmente de la comarca de La Costera, perdieron sus casas, y el coste económico fue muy elevado.

 *Graduado en Historia UV.

Comenta esta noticia